Xavi, favorito entre los candidatos del Barcelona

Visto 57 veces

La destitución de Ronald Koeman abre una nueva etapa en el banquillo del Barcelona y debe abrirla también en un club que, a nivel deportivo, va a la deriva y que tiene más pesadillas todavía a nivel económico, por lo que tirar ya del “activo” Xavi Hernández parece lo más plausible y, de no ser así, se buscaría una solución de urgencia.

Todo parece apuntar a que, esta vez sí y tras varios ‘no’ por diversos motivos, Xavi Hernández regresará a casa. Se fue como jugador, todavía en la cresta de la ola y antes de ‘pasearse’ por el césped, siguiendo el ejemplo de Carles Puyol. Seis años después, puede volver como entrenador y como salvador.

Sergi Barjuan, nuevo técnico interino del Barcelona.

No es buen momento para aterrizar en el banquillo blaugrana si se mira al presente inmediato, pero sí lo es si se llega con la convicción de empezar a cambiar la mentalidad del vestidor.

Tampoco era buen momento, seguramente peor, cuando llegó Ronald Koeman. Un mito del club, historia viva de la entidad, que tomó las riendas cuando nadie más quiso, tampoco Xavi Hernández, después del 2-8 en Champions ante el Bayern y con un equipo que se debía construir.

Koeman se va con una Copa del Rey, no se va de vacío, pero sí con la erosión de su imagen como ídolo para los que no saben separar lo que hizo como jugador a lo que ha podido hacer como técnico. Si llega ahora Xavi Hernández heredará una plantilla con supervivientes de su Barça, con excompañeros, pero también una terna de jóvenes valores que, bien guiados y entrenados, pueden ser la base de un gran Barça.

Si los pronósticos se cumplen y el de Terrassa aterriza de nuevo en Barcelona, con su bagaje de un Al-Sadd al que ha convertido en pluricampeón en Qatar, deberá lidiar con la presión de que, casi seguro de no cambiarse las tornas de inmediato, empezará con un año en blanco.

LaLiga no está perdida, ni mucho menos, pero viene con un lastre de 6 puntos perdidos respecto al colíder Real Madrid, contra quien se ha escapado el primer Clásico. En la Champions, la situación es precaria, con una nueva final ante el Dinamo para soñar con el pase. Y la Copa del Rey es el gran ‘caramelo’, la competición fetiche, pero la de menos peso.

Xavi, no obstante, traería alegría e ilusión con él además de un estilo puramante Barça, el de los mejores tiempos, que intentaría y debería implementar de inmediato para que esos jóvenes del ‘Dream Teen’ como Pedri, Gavi, Ansu Fati o Riqui Puig se empapen de lo que vivió Xavi con Guardiola para intentar emular a aquél equipo que era una alegría para los ojos, y que llenó las vitrinas del museo.