Trifulca en la Uat deja heridos y destrozos

Visto 266 veces
Gabriela Sustaita
Reportera
Una persona lesionada y otra más que requirió ser trasladada a una institución de salud  a causa de una crisis nerviosa y daños materiales, fue el saldo del zafarrancho que se armó la mañana de este viernes en la Facultad de Trabajo y Ciencias para el Desarrollo Humano, Campus Victoria.
Los hechos fueron encabezados por integrantes del Grupo Azul en reacción a la suspensión del amparo que solicitó la ex directora Irma Esperanza Ibarra Flores, luego de que la semana pasada la asamblea de la Universidad Autónoma de Tamaulipas ( UAT) nombrará a la maestra Mirna Maribel Medrano Vargas como directora interina y a la cual le fue impedido el acceso.
Durante la revuelta, se rompieron vidrios, se dañó mobiliario, archivos. Asimismo dos persona ameritaron ser trasladadas a un hospital, entre ellas una mujer embarazada.
Debido a los acontecimientos arribo un elemento de la Policía Federal así como también el abogado general de la UAT, Mario Martínez Velázquez.
El representante  legal explicó que autoridad Universitaria está en plena facultad de realizar los actos que considere correspondientes, esto en virtud de que un juez federal negó la suspensión definitiva al amparo que interpuso Ibarra Flores.
“Un juez  dijo que les niega la suspensión definitiva y en esa razón la ley es bien clara y deja en la aptitud a la autoridad Universitaria para realizar los actos propios de su función y en esa virtud, la comisión auxiliada por un servidor como asesor jurídico procedió a arribar al local habiéndome impedido el paso la señora Irma Esperanza Ibarra, con un micrófono comenzó a juntar gente y no nos dejó realizar la actividad propia de la encomienda”, expreso.
El recurso de  amparo interpuesto por Ibarra Flores, dijo es lo que impedía que se cumpliera con la instalación de la nueva mesa directiva, sin embargo agregó que con la suspensión definitiva de dicho documento, la universidad tomara las providencias necesarias en función de la legalidad.
“No puedo decir que voy a hacer porque no es correcto, pero tenemos la certeza de que lo que estamos haciendo está en estricto apego a la ley y que quede bien claro, que el principio de la legalidad es una cuestión que ha vigilado mucho el señor rector y estamos apostando a eso, a que se cumplan las cosas para que la universidad  siga adelante en su función”, concluyo.