Temperatura subirá 2.7 ºC si se mantienen emisiones actuales, alerta ONU

Visto 60 veces

Los compromisos actuales de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero encaminan al planeta a un aumento medio de la temperatura de 2.7 grados Celsius este siglo, según un informe de Naciones Unidas publicado el martes, en otra advertencia antes de la cumbre sobre el clima en Glasgow.

Los gobiernos serán el centro de atención en la conferencia COP26 que se celebrará la semana próxima, en lo que podría ser la última oportunidad para que el mundo se oriente a limitar el calentamiento a menos de 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales e, idealmente, a 1.5 grados centígrados.

Sin embargo, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo el lunes que “no es seguro” que la ronda de negociaciones más importante de la ONU desde el Acuerdo de París de 2015 obtenga los acuerdos necesarios para hacer frente al cambio climático.

Y la Organización Meteorológica Mundial de la ONU dijo, antes del evento de dos semanas que comienza en Escocia, que las concentraciones de gases de efecto invernadero alcanzaron un récord el año pasado y que el planeta está “muy lejos” de frenar el aumento de las temperaturas.

El informe anual sobre la “brecha de emisiones” del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que mide la diferencia entre las emisiones previstas y las que son compatibles con la limitación del aumento de la temperatura en este siglo, tal y como se acordó en el Acuerdo de París, dijo que los compromisos actualizados sólo reducen las emisiones previstas para 2030 en un 7.5% adicional, en comparación con los compromisos anteriores.

Si se mantiene a lo largo de este siglo, esto llevaría a un calentamiento de 2.7 ºC, algo menos que los 3 ºC que el PNUMA preveía en su último informe. Se necesita una reducción del 30% para limitar el calentamiento a 2 ºC y del 55% para limitarlo a 1.5 ºC.

Según el informe, los compromisos actuales de cero emisiones netas podrían limitar el calentamiento a unos 2.2 ºC a finales de siglo, pero los compromisos para 2030 no sitúan a los principales emisores en una senda clara para conseguirlo.