RESEÑA POLÍTICA: Los aspirantes a dirigir al PAN

Visto 252 veces

Juan  R. de la Sota

Encargados  de impartir justicia obligaron a funcionarios y ex servidores públicos acusados de corrupción a prestar servicio social  y participar en programas especiales  para la prevención de conductas delictuosas.

Los sancionados son 29 trabajadores  y ex directores del Ayuntamiento de Matamoros, quienes recibieron la orden  de un Juez de Control a pegar carteles de las campañas de combate anticorrupción  implementada por la Fiscalía en la materia en ese municipio fronterizo.

El mandato judicial se presentó  luego de la suspensión condicional  del proceso dictada  en audiencia  del 20 de noviembre de 2018, en la que el juzgador impusiera a los procesados  la obligación de apoyar  a las labores de la Fiscalía  Especializada en Combate  a la corrupción. 

Apoyan en la prestación de servicio social y participan en programas especiales para la prevención de conductas delictuosas, las cuales forman parte de la suspensión condicional del proceso.

Los inculpados estaban asignados a la vigilancia de bienes inmuebles pertenecientes al Municipio de Matamoros, sin embargo se hacían pasar  por agentes de tránsito municipal e infraccionaban a los automovilistas.

Cambiando de tema, las autoridades del sector salud consideran que los ciudadanos somos unos chiquillos o chamacos y que de todo nos vamos a creer, pues resulta que “fue psicológica” la intoxicación de los alumnos  de la escuela primaria “Pedro  J. Méndez” del ejido “La Libertad” de Ciudad Victoria, quienes hace días se sintieron mal  del estómago y fueron trasladados  al hospital  por consumir alimentos en mal estado.

  En este caso, no debe haber justificaciones y argumentos, reitero, porque en la protección de la vida no tiene porque permitirse irresponsabilidades y por lo tanto es conveniente se supervisen los alimentos que se distribuyen en esa institución educativa, si no un día, la falta de cuidado del director, maestros y padres de familia podría ocasionar una tragedia que lamentarán.

El epidemiólogo de la Secretaría de Salud en Tamaulipas,  Daniel Carmona Aguirre,  dijo que los resultados de los análisis permiten descartar una intoxicación alimentaria.

El funcionario emitió un informe que, sólo le avalan sus jefes, pero no es creíble,  al presentar resultados tontos y ridículos, poco presentados por un “profesional” de la medicina.

Tratando de justificar y proteger a los responsables de la masiva intoxicación,  Carmona Aguirre,  aseguró que personal especializado  se trasladó al lugar a realizar estudios clínicos, toxicológicos y psicológicos, afirmando que derivado de ello se puede establecer  que fue la condición de salud de uno de los alumnos  lo que provocó el malestar en 30 menores más.

Según los comentarios  de las personas  y niños presentes, aseguran que uno de los menores que tiene seguimiento médico  a la hora de honores  presentó una convulsión a consecuencia de problemas de epilepsia.

Los menores fueron trasladados a hospitales  para recibir atención médica  luego de manifestar diversos malestares, incluido el menor  que convulsionó, el cual  es un paciente epiléptico identificado y bajo tratamiento, mientras que el resto no presentó problemas  gastrointestinales.

Y reiteró que debido a tales condiciones y basados en el resultado de análisis  se establece que no hubo daños por consumo de alimentos, sino que se trató  de un “efecto sicológico”, tras la crisis epiléptica del menor.

  Y más ridículo  se mostró dicho funcionario, al expresar: cabe la posibilidad que los menores  se asustaron, “todo indica que sí, pues la tarde del lunes y la mañana del martes dimos seguimiento puntual a los menores y no tenían mayores problemas”. 

Ante tal  situación, se vieron obligados a enviar psicólogos para atender cualquier efecto emocional en los estudiantes, expreso.

O sea que este funcionario encargado de proteger la salud de los tamaulipecos, quiere decir que los  alumnos se enfermaron porque les dio asco ver las reacciones de su compañero al momento ue desafortunadamente le surgió el ataque epiléptico, sin embargo, de susto o impresión nadie se enferma. Esto es un informe que posiblemente nadie le crea y ni un demente asegura estas tonterías.

En otro asunto,  el que busca convertirse en dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN) es el ex diputado  local, Luis René  Cantú Galván, mientras que el actual líder Francisco Elizondo Salazar, ha expresado su deseo de reelegirse, pero se asegura que éste podría ser incorporado  al gabinete estatal. 

El aún dirigente del partido Albiazul, Francisco Elizondo, ha reiterado su deseo de ir por la reelección  al frente del partido, teniendo como  ventajas a su favor  los triunfos logrados en las dos últimas elecciones de 2016 y 2017.

Sin embargo este asunto lo determinará la Comisión Permanente Nacional y Estatal Organizadora.

Cantú Galván fue presidente de la Comisión de Gobernación  y tuvo una buena participación  en la pasada legislatura, el cual reconoció su pretensión de contender por la dirigencia del partido.

Luis René Cantú,  ha sostenido varias reuniones con grupos de panistas de varios municipios del Estado, en busca del apoyo que lo lleve a la dirigencia estatal panista.

Los interesados en participar tienen de plazo hasta el próximo 29 del presente mes  para entregar  su registro de intención que incluye  la recolección de firmas  de apoyo de militantes  y el registro de planillas el 30 del mismo mes, mientras que la resolución sobre la procedencia de los registros se emitirá el 3 de Noviembre.

El dato: El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, no está afectando a los alcaldes que le pidieron los recursos del presupuesto que merecen, sino está perjudicando a los tamaulipecos, porque sin el apoyo, de la Federación no se pueden resolver las demandas de la gente. En un país “democrático”  y ni en ninguna parte la venganza en dañina. 

Correo:jrdelasota@hotmail.com