RESEÑA POLÍTICA: Las solicitudes al Gobierno Federal

0
Visto 4 veces

Juan R. de la Sota

Al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, la seguridad en México y Tamaulipas se le ha salido de las manos, por lo que al mandatario nacional y a su Secretaría de Gobernación, se les hace un llamado para que  tomen medidas necesarias y urgentes que restablezcan el orden, la paz, la legalidad y la seguridad perdida en esta entidad, así lo afirmó  Julio Cesar Almanza Armas, presidente  de la Federación de Cámaras de Comercio del Estado de Tamaulipas.

El dirigente del comercio organizado anda preocupado por el grave problema de inseguridad existente en Tamaulipas y, tan grave ve esta situación que hasta solicitó el apoyo de las fuerzas  de paz de la ONU, conocidos como “cascos azules”.

Según, Almanza Armas, el Gobierno Federal encabezado por el Presidente  Andrés Manuel López Obrador,  ha perdido el rumbo en el control de la seguridad, situación que preocupa mucho a los empresarios.

Expresaron los empresarios  su preocupación por existir descoordinación  Estados Y federación en materia de seguridad tal y como lo padece Tamaulipas en este momento donde no se ve el apoyo del Gobierno de la República.

Ello ha generado que se recrudezca la violencia en el país y sobre todo en los Estados fronterizos, como Tamaulipas, ya que las calles de varios municipios están volviendo a ser inseguras y las carreteras intransitables,.

Los “cascos azules”  pueden ayudarles a detener la ola de violencia que se vive en México todos los días. El Presidente de México, tendría que “hacer a un lado el orgullo” y reconociera  que la seguridad en Mécico y Tamaulipas se le ha salido de las manos”, consideraron.

La desesperación, preocupación, desanimo y hartazgo invade a los integrantes de la Federación de Cámaras de Comercio del Estado de Tamaulipas (FECANACO), por la desatención del Gobierno  Federal en el tema de la inseguridad que mantiene atemorizada, dolida, molesta y decepcionados a los tamaulipecos y todos los mexicanos, quienes exigieron medidas eficientes y urgentes a la Federación para combatir la violencia, al considerar que no ha actuado.

No sólo los comerciantes exigen  al mandatario nacional  se ponga a trabajar en materia de seguridad, sino toda la gente para que cumpla su promesa de pacificar al país.

El presidente no está realizando bien su labor en cuestiones de seguridad, porque no hay resultados de disminución de la violencia y homicidios, desaparecidos y gente agredida, al contrario el índice de este tipo de delitos todos los días aumenta, así como las extorsiones y despojos de bienes muebles e inmuebles.

Y eso sucede, porque, según se afirma, la Policía que creó para dar protección, paz y tranquilidad a los mexicanos, como es la tan mencionada Guardia Nacional, ha privilegiado dentro de sus acciones combatir la migración, cuando la sociedad mexicana y tamaulipeca padece todos los días graves daños por parte de los infractores de la ley.

Los funcionarios federales han fracasado en combatir a los criminales, porque no se han puesto a trabajar en ello, se encuentran muy ocupado en actividades políticas y electorales, en amenazar con encarcelar a los corruptos y no lo hace, en prometer acciones que no cumple y en seguir mintiéndole al pueblo mexicano.

No es cierto que el mandatario nacional esté trabajando en recobrar la paz y tranquilidad, no es cierto en que busque el mejoramiento de vida de la gente pobre, porque no baja los precios de las gasolinas y sí quita las becas a la gente humilde, elimina apoyos a las madres de familia y a los adultos mayores.

 Desaparece las ayudas a las guarderías,  fomenta la propagación de un alto índice de “Ninis”( que ni estudian ni trabajan), provoca el aumento de los productos de la canasta básica, tolera la corrupción en la educación, pero sobre todo no está cumpliendo la promesa de ofrecer eficiente seguridad pública, al contrario la disminuyó al retirar de algunas ciudades a los soldados de las calles.

El mandatario nacional justifica sus acciones, para combatir la corrupción, pero muchas son venganzas políticas, venganzas contra militantes de otros partidos, como el recorte de presupuesto a varios gobernadores, alcaldes y Congresos Estatales de otros institutos políticos. Sin embargo, no es tijereteando presupuestos que ocasiona una disminución de apoyos a la población, como pondrá orden y combatir la corrupción.

Es a través de  una buena relación y coordinación con los gobernadores, alcaldes y diputados locales, como se resuelven los grandes problemas que enfrentan los Estados, municipios y el país.

El ejecutivo Federal  debería  tener muy presente que ya no es el dirigente del Partido Morena y ubicarse en que es el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y que no debe gobernar bien para unos cuantos, sino para todos los sectores sociales.

También tiene que dejar a un lado  las venganzas políticas por las pasadas competencias electorales, eso fue un juego y ya pasó y el encargo que le otorgaron miles de mexicanos es gobernar para todos, no sólo para los del Partido Morena y para priistas traidores.

Por cierto, Tamaulipas no tiene el respaldo de dependencias federales para combatir a los infractores de la ley. Le han recortado, regateado y bloqueado  los recursos económicos que por ley le pertenecen  y así es muy difícil que la autoridad estatal tamaulipeca tenga la capacidad financiera para implementar una estrategia de seguridad que le haga frente a los infractores de la ley y recobre la total seguridad, paz y tranquilidad de los tamaulipecos. Aún así el Gobierno del Estado mantiene operativos de vigilancia y  seguridad y ha aplicado fuertes inversiones en vehículos, capacitación   y   contratación de policías para mejorar la protección y seguridad de los ciudadanos.

El problema  es que López Obrador y su “pandilla” de funcionarios no les interesa ayudar a los tamaulipecos, al mantener su postura de no entregar al Estado de Tamaulipas, el dinero que le pertenece producto de los impuestos que paga el pueblo.

Ante ello, el Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca, como siempre lo hace, ya cumple con su trabajo de gestionar recursos para invertirlos en materia de seguridad y con el fin de brindar eficiente protección a todos los sectores sociales de Tamaulipas.

El mandatario estatal, a través de una carta, solicitó audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador, para pedir el apoyo a la Federación  en hacer frente a hechos delictivos que imperan en el Estado.

L a carta es firmada por el Gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca y dice lo siguiente: En materia de seguridad, la Federación y los Estados deben trabajar de forma coordinada, en un entorno de confianza  y de diálogo permanente, sobre todo debemos  mejorar la toma de decisiones  estratégicas y operativas con el firme propósito  de aumentar la capacidad y velocidad de reacción de nuestros respectivos cuerpos  de seguridad, identificar, prevenir y actuar con diligencia  frente a cualquier intento  de las organizaciones criminales  de dañar a nuestra sociedad.

Estoy convencido que debemos cuidar los avances logrados  y consolidar una estrategia conjunta para terminar con la violencia y la inseguridad en Tamaulipas. Para abundar en lo anterior, señor Presidente, le solicito atentamente una audiencia personal. Tamaulipas requiere atención prioritaria de la Federación, dado los síntomas de violencia que se han revelado  en los últimos días, la irrupción  de ciertas organizaciones  y la preocupante situación de los migrantes en la frontera. Estamos auténticamente en una carrera contra el tiempo, estoy seguro de que tendremos su atención.

Cambiando de tema, el Senador Américo Villareal Anaya, del Partido Morena, nada más llegó a la Cámara Alta y se olvidó de los tamaulipecos, incluso hasta deudas enfrenta en algunos restaurantes por consumo de alimentos de él y de ciudadanos con los que se reunió durante su  campaña política y que no ha tenido la gentiliza de pasar a pagar. 

Un representante popular tracalero no debería recibir  el apoyo de la gente, cuando aspira ser candidatos a un puesto de elección popular, porque es de desconfiar  y saca a relucir su habilidad d incorrecto, sinvergüenza y “pillo”.

Comer en un restaurante y no pagar es un abuso, una grosería y acto de mala fe y no va con la personalidad de un médico reconocido, por lo que hay que “ser marranos, pero no trompudos”. Así es la vida y la sociedad tiene que soportar este tipo de individuos. Lamentablemente entre la sociedad aún hay personas que “comen santos y defecan diablos”.

En otro asunto, en la Secretaría de Educación de Tamaulipas, algunos funcionarios  intervinieron para minimizar el cobro de cuotas económicas en las escuelas y la drástica medida de no permitir la entrada de alumnos que nos las pagaran, esto no resuelve el problema.

Lo correcto es que el encargado o titular de la SET, defina la postura de esta dependencia en cuanto al citado tema.

Conveniente es que gire una circular, oficio o misiva, en la que deje claro a todos los directos de las escuelas que la educación es gratuita y que no deben negar el servicio a los alumnos que no paguen las cuotas. Negar la educación a niños y jóvenes es un acto violatorio a la ley y que debería sancionarse con el despido del que las establece de manera obligatoria y también es necesario se apliquen reformas para castigar hasta con cárcel a los integrantes de las sociedades de padres de familia y maestros que condicionen la educación a cabio de dinero.

El dato: Felicidades a los funcionarios del Gabinete Federal, al celebrarse el día del abuelo. También muchas felicidades a todos los abuelos que no son funcionarios federales y que con el sudor de su frente han podido financiar sus necesidades para su sobrevivencia.

  Correo:jrdelasota@hotmail.com


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here