RESEÑA POLÍTICA: El recorte de la Federación a los municipios

0
Visto 3 veces

Juan R. de la Sota

Al presidente Andrés Manuel López Obrador, evidentemente no le interesa el bienestar y el mejoramiento de vida de los tamaulipecos, al mantener el  Gobierno a su cargo la postura de no apoyar para que sobrevivan y se trabaje en el desarrollo de las actividades productivas y las acciones de seguridad pública para recobrar la paz, la tranquilidad, el orden y el respeto al marco jurídico, ya que sigue aplicando recortes al presupuesto de los municipios.

El programa de ahorro aplicado por la autoridad federal es incorrecto, ya que “tijeretear” el presupuesto a diversos programas o roamos, en lugar de incrementarlo, impide la atención en distintos rubros que resuelven las necesidades de la gente, sobre todo en materia de seguridad pública, alimentación, generación de empleo, educación, entre otros.

Un ejemplo de ello, es el “garrotazo” que le acaba de asestar al municipio de Madero, presidido por el Alcalde Adrián Oseguera Kernion, al recortarle las partidas presupuestales, lo que provocará que esta autoridad no pueda resolver las demandas de los distintos sectores de la población.

Recortó al Ayuntamiento de Madero 3 millones 600 mil pesos en partidas presupuestales. El director de Finanzas, Carlos Alberto González Portes, aseguró que fueron afectados entre un 11 y un 12.5 por ciento en la reducción de la partida federal del ramo 028.

Se trata de un impacto muy fuerte para las finanzas municipales, por lo que por instrucción del presidente municipal se harán las medidas y ajustes necesarios para poder cerrar este año fiscal.

Dijo tener conocimiento que no sólo es en el municipio de Madero, si no que es en todos. Al parecer  las partidas federales fueron reducidas en diversos estados  y “en nuestro municipio se ve altamente afectado”.

La Administración de Madero recibía mensualmente más de 23 millones de pesos a través del Ramo 028, dinero que se empleea para el pago de nómina, de proveedores y demás gasto corriente. Advirtió que se reunirán con el Añcalde, para ver qué medidas finacieras y preventivas van a aplicar, ya que se enuengtran en el ú,timno trimestre del año y es importante ue el municipio cumpla con los compromisos ue se tienen.

La prioridad es garantizar el pago de los  aguinaldos, para lo cual se destina entre 15 a 19 millones de pesos.

Tal parece que el gobierno federal está realizando los recortes de presupuesto al trancazo, sin hacer una valoración, estudio, análisis e investigación de las necesidades y aplicarlos de esa manera se incurre en irresponsabilidad, debido que se acorta el recurso para cumplir con las demandas de la población.

La medida establecida por la autoridad federal es bastante dura, inconsciente e irresponsable, porque bloquea el mejoramiento de vida de las comunidades y perjudica el movimiento económico, además bajará en los municipios la circulación de dinero, pero lo más lamentables es que se dejará de atender las necesidades de mucha gente.

Si el recorte de presupuesto ya se lo  aplicó a dicho municipio, seguramente también lo hará con los otros 42 municipios de Tamaulipas, porque no es creíble que sólo al gobierno municipal encabezado por  Oseguera Kernion, vaya a ser víctima  del supuesto programa de ahorro del gobierno obradorista.

Antes de que eso suceda, los alcaldes deberían unir esfuerzos y pedirle  a la Federación, no continúe con los recortes al presupuesto, demandándole a la vez que en lugar de “tijeretearlos” debería aumentarlos, para poder resolver las necesidades más sentidas de los tamaulipecos.

El citado recorte impactara negativamente, ya que ante la falta de dinero, como primera medida los municipios comenzarán a despedir personal, promoviendo con esto la generación del desempleo, la falta de circulante, mayor pobreza y ausencia de alimentos en los hogares.

Esas medidas, según funcionarios del Gobierno Federal, son para ahorrar recursos. Esta no es la medida correcta, porque finalmente el pueblo es el perjudicado.

Y es incorrecta, porque a la fecha, se desconoce a dónde se destinan esos recursos económicos que se están ahorrando de los recortes al presupuesto. La medida se justificaría,  serpia si se gasta en beneficio del pueblo, pero no se avala, ya que cada municipio sabe las necesidades de la gente y ellos aben el recurso que necesitan.

Esta Cuarta Transformación encabezada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, camina hacia atrás  y sus acciones son lesivas, por lo que debería recomponer su política gubernamental, porque con su actuar lesivo lo púnico que podría ocasionar es un estallido social, dado que la gente ya no aguanta tanta torpeza que motiva afectaciones al bolsillo de la clase trabajadora.

Cambiando de tema, los priistas tamaulipecos, exigen un nuevo PRI, con gente nueva, con mandos diferentes y con deseos de trabajar, con honestidad y transparencia y con el objetivo de ganar elecciones, no venderlas o jugar al acuerdo y al pacto político, como algunos lo han hecho.

También demandan una limpia general al anterior del tricolor, es decir quitar el mando a quienes se han apoderado del PRI tamaulipeco para hacer negocios, para seguir teniendo poder político  para favorecer a sus intereses.

A todos los que utilizaron al PRI para negociar, para sentirse poderosos, para imponer como candidatos a sus amigos,  familiares y compadres, ya deberían ser retirados, porque no quieren al instituto tricolor, quieren sus siglas para proteger sus intereses y seguir incrementando su fortuna.

Por eso, el PRI requiere un nuevo dirigente serio, responsable, honesto, transparente, activo y de resultados y si los priistas lograr elegir un líder con estas características y se pone a chambear de tiempo completo, pero además si se deshace de los “dinosaurios políticos”, tiene muchas posibilidades de regresar a gobernar.

En otro asunto, el Gobierno federal no debería hacerse de la vista gorda, es decir,  como que no ve o no escucha y cumplir con su compromiso y responsabilidad de apoyar a los tamaulipecos con mayor y mejor seguridad pública, porque los infractores de la ley siguen perjudicando a la población.

Los funcionarios federales deberían hacer a un lado sus venganzas políticas y ponerse a chambear, para que cumplan su compromiso de ofrecer seguridad de calidad que garantiza la paz y tranquilidad que tanto han prometido a los tamaulipecos.

Siguen los actos violentos en varios municipios de Tamaulipas, y tal parece que los elementos de la denominada Guardia Nacional se mantienen escondidos, agazapados, encuevados o ocultos en los cuartos de los lujosos hoteles, porque cuando los violadores de la ley actúan, no se les ve por ningún lado, ni en fotografía.

No han cumplido su función como debería ser, dado que los delitos federales van en aumento y el Gobierno Federal, permanece mudo y estático, mientras que la sociedad tamaulipeca realiza sus actividades con miedo y desconsolados por la pérdida de familiares y amigos que han sido afectados por la inseguridad.

Mejor deberían reconocer que no podrán cumplir con devolver la paz y tranquilidad, como lo prometieron altos mandos del Gobierno Federal y así los tamaulipecos tomen las medidas que consideren pertinentes para protegerse de la actuación de los infractores de la ley.

El dato: A los diputados locales se les recuerda que los tamaulipecos los esperan en las comunidades que representan, para que cumplan con los compromisos contraídos durante sus campañas políticas. Los legisladores plurinominales también tienen la obligación de chambear en beneficio de la gente, pues igual reciben  un elevado sueldo y hay que desquitarlo, nada más que estos tienen trabajo en todo el Estado. Si no pueden legislar y atener a la población, mejor deberían renunciar y llamar a su suplente.

Correo:jrdelasota@hotmail.com   


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here