Radiocomunicación, rehén de criminales

Visto 20 veces

La Guardia Nacional (GN) ha urgido al gobierno de la República que acelere el proceso para el cambio de la Red Nacional de Radiocomunicación (RNR), debido a su obsolescencia y desencriptación y hackeo por parte del crimen organizado, que le ha costado ya dos operativos fallidos en 2019 y 2020: la captura frustrada de Ovidio Guzmán en octubre pasado en Culiacán, Sinaloa, así como el escape de José Antonio Yépez Ortiz El Marro en Guanajuato, hace unos días.

La Red Nacional de Radiocomunicación se instaló en 1999, y su objetivo era interconectar 32 redes estatales para garantizar la intercomunicación entre las fuerzas federales, estatales y municipales. Sin embargo, desde hace varios años las autoridades de seguridad pública han dado a conocer que algunas partes del país operan con otros protocolos tecnológicos a los impuestos por la empresa Airbus, que tiene su tecnología instalada para el funcionamiento de la RNR llamada Tetrapol TDM, que es cerrada y que ante ello no se permite el uso de otros equipos diferentes a los que vende la firma francesa, lo que ha originado problemas en presupuestos estatales y monopolio de esta compañía.

Juan Ferro, CEO de Teltronic, compañía que actualmente es finalista para participar en la próxima licitación de renovación y modernización tecnológica de la RNR, asegura que el cambio de encriptación y modelo de operación tecnológica costará al Estado mexicano alrededor de 400 millones de dólares, y que se espera que la licitación esté lista en tres meses, pues ahora se encuentra en la segunda etapa en la que la Guardia Nacional está analizando y comparando los precios en el mercado de las tecnologías propuestas por siete empresas que han sido seleccionadas por el Instituto Politécnico Nacional (IPN) para participar.

Agregó que es la Guardia Nacional la que está empujando ahora las comunicaciones seguras y mejor encriptadas en favor de la seguridad nacional y de sus elementos que combaten el crimen, y que, aunque ellos (Teltronic) no cuentan aún con las pruebas, hay evidencia por parte de la autoridad de que el crimen ya vulneró la red desde hace varios años, por lo que escuchan todo lo que se realizará antes, durante y después de un operativo, por lo que es imposible trabajar en el combate a la inseguridad y se pone en riesgo al personal.