Racismo en Cuba: La realidad que se vive en las calles

Visto 72 veces

CUBA

El líder del Parlamento, el vicepresidente de la República y la viceprimera ministra en Cuba son negros. Pese a ello, a casi seis décadas de una proclamación de igualdad hecha por la revolución cubana, el racismo permanece en la vida doméstica.

El racismo en Cuba es muy hipócrita (…) Nadie dice yo soy racista, aunque lo sea”, afirma a la AFP el investigador Tomás Fernández, de 79 años, autor de varios libros sobre el tema.

Las políticas públicas en la isla buscan atender siglos de desigualdad tras la esclavitud (abolida en 1886), promueven acceso a la educación superior y a cargos públicos. Pero el racismo prevalece, y rara vez se aborda en los medios estatales.

En el argot local, la mujer blanca que tiene un novio negro “quema petróleo” o “está atrasando la raza”, pero él, la “adelanta”. 

El académico y etnólogo, Jesús Guanche, delimita una veintena de definiciones para aludir a los colores de piel, entre ellas el “negro-azul” (de piel muy oscura), y los cubanos se refieren al cabello crespo como “malo”.

Hay algo que es un lastre, que sí está, muy sutil, que es el prejuicio que sigue funcionando”, opina el pintor Salvador González, de 71 años y artífice en La Habana de El Callejón de Hamel, un bastión de la rica herencia africana.

No hay “odio racista’

Reconociendo la magnitud del problema, el presidente Miguel Díaz-Canel anunció en noviembre un programa para “eliminar definitivamente los vestigios del racismo”.

En Cuba, sólo el 9,3% de sus 11,2 millones de habitantes se reconoce negro, un 26,6% se admite mestizo, mientras que el 64,1% se dice blanco, según el censo de 2012.

El opositor Manuel Cuesta (57), afrocubano, considera que en Cuba hay “un racismo simbólicamente cordial, de vestigios y remanentes, estructuralmente oculto, instalado en las dinámicas económicas, institucionales y políticas” del país.

El debate racial reapareció recientemente impulsado por las protestas tras el crimen contra George Floyd en Estados Unidos, y la reciente muerte del afrocubano Hansel Hernández, 27 años, acusado de robo, en un presunto enfrentamiento con la policía.