Protestas IMSS-COVID.

Visto 105 veces

Por José Luis Castillo

Mientras que la contingencia sanitaria está a todo lo que da por el COVID-19, los médicos, enfermeras y personal de apoyo en las unidades médicas, piden lo de siempre: apoyo, insumos e información sobre el protocolo que deben seguir para atender a pacientes infectados, algunos de ellos, de manera personal y con sus propios recursos, compran lentes y cubre bocas para evitar el riesgo de contagiarse con algún portador del virus.

Ya en el Municipio del Mante, personal médico y de enfermería, empezaron a manifestarse contra las autoridades delegacionales y el propio sindicato, porque no cuentan con los recursos para trabajar y proteger su salud, las enfermeras y los doctores tienen razón, porque no cuentan con equipo de protección personal, arriesgando con ello su salud y la de sus familias.

Hasta ahora, ni la delegada, del IMSS en Tamaulipas, Velia Patricia Silva Delfín,  ha dicho nada sobre el tema, es más, ni la hemos visto en los medios de comunicación  en esta contingencia, ni siquiera para difundir medidas de prevención, y  mire que hay que reconocerle a las valiosas enfermeras y doctores de este instituto que con miedo y todo se la han “rajado”.

No es por nada, pero si Roberto Hernández Báez, continuara de Delegado, ya hubiese comprado cientos de mascarillas y equipo de protección para los médicos y las enfermeras, aunque no vaya creer que por eficiente, más bien por echarse unos milloncitos a la bolsa, como lo hizo en las contingencias ocasionadas por el dengue y huracanes en los tiempos de Eugenio Hernández Flores.

Quizás las autoridades delegacionales del IMSS y los responsables de compras estén esperando una desgracia y contagio masivo de su personal para poder actuar, como sucedió en Monclova y varias unidades médicas del IMSS en la república en donde el problema que se registra es muy grave.

Es una vergüenza que los doctores y las enfermeras de Mante pongan al descubierto que los cubre bocas que les entregan no les duren ni una hora y mire que en esta capital no se quedan muy atrás, no por nada varios turnos en enfermería y médicos, dejaron de atender a un paciente aislado posible COVID-19, por miedo a contagiarse porque no tenían lo más elemental en equipo de protección, nos consta.

2.-y hablando de instituciones hay tiene usted que en el ISSSTE, el Sub Delegado Medico y responsable de la atención al derechohabiente, Ernesto Lavín Hernández, anda más interesado en realizar los cambios de directivos en las clínicas y hospitales de la entidad que en garantizar el servicio a los pacientes o dotar de los más necesario en equipo a los trabajadores.

Ya lo decíamos con anterioridad de nombrar a Lavín y nada, es mejor nada y mire que selo decimos porque en medio de esta contingencia ya hay quien se queja del mal servicio que se proporciona en el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado, (ISSSTE).

Por lo pronto hay pacientes que están al punto del colapso, pacientes de diálisis que se quejan porque el camión Baxter no pasa a dejar las cajas para dializarse y tampoco hay medicamento del llamado Itropoyetina y nifinipino, ah pero eso sí, Lavín el doctor de la Familia Villarreal Anaya, a todo lo que da haciendo cambios y poniendo a sus amigos en las direcciones de las clínicas y hospitales del Estado, que poca, no cree.

Por cierto que ya son varias las voces que hablan de la toma de instalaciones si es que no se les entrega material de protección para enfrentar esta contingencia de salud y donde coinciden que por hacer este tipo de cambios se descuida lo más importante, sí, el área médica y de atención al paciente.

3.-Y para salir, el Gobierno del Estado logró la autorización de parte del Congreso del Estado para obtener un crédito de 4mil 600 Millones de pesos a pagarse en los próximos 20 años y atender de esta manera la pandemia del coronavirus en esta entidad.

Los muchachos de Gerardo Flores Peña, no batallaron en autorizar  el préstamo con 23 votos a favor, para que este se destine a infraestructura urbana, equipamiento de salud, equipamiento hidráulico, adquisición de bienes inmuebles, equipo de seguridad, fondos de reserva, así como gastos y costos generados por los servicios de contratación del financiamiento.

Hay que decirlo, Carmen Lilia Canturosas, se vio muy mal a tratar de defender en redes lo que no hizo en tribuna, ya se imaginaran, le fue como en feria y como dijo Carlos Morris, ¡sean serios!

Nos vamos, pero desde aquí mi abrazo a mi amiga o corredora profesional Brenda Morón, que está desesperada por no salir a correr los kilómetros diarios que se avienta para estar en forma.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com