Parquímetros son un mal necesario; Sindico

Visto 235 veces

Ramón Mendoza S

Reportero

Por concepto del uso y operación de los parquímetros, el Ayuntamiento de Victoria recibe un promedio de 80 a cien mil pesos mensuales que entran a la Tesorería del Gobierno Municipal de manera automática según fue  expuesto por Alejandra Cárdenas Castillejos.

Dijo que el tema de los parquímetros sigue siendo un mal necesario ya que para algunos,  dan orden a la ciudad en materia de vialidad y para otros, son un exceso.

Y lo cierto es que no hay propuestas para ampliar el número de aparatos reguladores de estos espacios ni tampoco para echar abajo una concesión a la que le resta varios años cumplir.

“Es un mal necesario porque de alguna u otra forma mantienen el orden del centro de la ciudad, aquí el problema es que  si los parquímetros el cien por ciento o el 80 por ciento de sus ingresos fuera para el municipio y servicios de la ciudad pues no creo que la ciudadanía estuviera tan inconforme” apunto.

Y para evaluar el futuro de estos parquímetros, el primer síndico del ayuntamiento local, insistió que habría que preguntarle a la población.

“Ya  lo dije en una ocasión,  que se lleve a consulta pública y se defina su futuro inmediato” acoto.

La presidente de la comisión de hacienda y gasto público del cabildo en turno dijo que el ingreso representa el 40 por ciento del total que particulares pagan por el uso de los espacios públicos que fueron concesionados.

Por el momento no existe reporte de incremento por el pago de recaudación ni mucho menos.

“Los promedios se mantienen estables, ingresa en números redondos entran los 80 mil pesos mensuales y, hasta donde sabemos, no existe solicitud de la empresa para que se amplíen a otras calles ni una autorización del Cabildo, en ese sentido, esto representa el 40 por ciento de los ingresos totales”, dijo.

El acuerdo de concesión autorizado por el Cabildo en el 2009 tiene una vigencia de 15 años y fenece hasta el próximo 2024.

El recurso que se obtiene de estas participaciones se aplica para el pago de las becas a hijos de empleados y protección para el gasto corriente de la administración municipal, como lo aprobó de manera unánime, el Cabildo de Victoria.