Nuevos campeones y sorpresas en WWE SummerSlam

Visto 49 veces

La WWE vivió un domingo muy especial pues realizó su segundo mejor pago por evento del año, SummerSlam, este fue el primer evento que contó con la presencia de espectadores, aunque de manera virtual.

Dentro de la cartelera que nos presentó la empresa de lucha libre estadunidense, la lucha encargada de abrir la noche fue el combate por el título de los Estados Unidos, entre el campeón Apollo Crews en contra del veterano MVP, quien como estipulación no podía tener cerca a sus compañeros Shelton Benjamin y Bobby Lashley, pese a que por momentos el monarca tuvo complicaciones este se levantó para lograr escapar del movimiento final de MVP y logró conectar su Toss Powerbomb para retener su campeonato.

Por su parte y en la división femenil la campeona de SmackDown, Bayley, se enfrentaría a la japonesa, Asuka, cabe señalar que la oriunda de Osaka enfrentaría a las dos campeonas máximas de la división, desgraciadamente la nipona no pudo quedarse con el centro pues tras distraerse con Sasha Banks, quien sería su rival más tarde, la monarca la sorprendió con un ‘paquetito’ y derrotó a Asuka.

Tras un par de segmentos y luchas la japonesa, Asuka, enfrentaría su segundo compromiso de la noche al medirse a la campeona femenina de RAW, Sasha Banks, pese a que la japonesa estaba mermada, esta logró llevarse la corona tras aplicar el famoso Asuka Lock que sentenció el combate y le permitió recuperar el título. 

Llegaba el momento del enfrentamiento por el campeonato de la WWE y el monarca Drew McIntyre se medía al ‘Asesino de leyendas’ Randy Orton en este combate ambos gladiadores dieron el cien por ciento y aunque el dominio fue claramente marcado por Orton al final no soporto los embates del ‘Psicopata escocés’ y este retuvo el campeonato.

Y en el combate que cerró la noche, The Fiend Bray Wyatt se convirtió en el Campeón Universal al derrotar a Braun Strowman en una lucha donde las caídas valían en cualquier lado. El demonio necesito de dos ‘hermanas Abigail’ para destronar al campeón máximo de SmackDown. Lo más destacado fue que tras el encuentro, Roman Reigns reapareció tras seis meses de ausencia y golpeó al nuevo monarca, cerrando así el show.