No se violenta derechos humanos prohibir uso de zapatillas asegura regidora

Visto 253 veces

Por Miguel Santamaría

Luego de que a través de redes sociales se difundió, una circular que presuntamente emitió la dirección de la Comisión Estatal del Agua (CEAT) en la que se prohibía a las mujeres el uso de tacones, bajo el argumento de que podrían sufrir algún accidente en su centro de trabajo, las opiniones no se han hecho esperar.

Para la presidenta de la comisión de equidad y género en el  cabildo de Victoria Samira Marduk Guerrero Rodríguez, es cosa menor prohibirles a las mujeres usar tacones en su centro de trabajo, no se violenta ni se atenta en contra de los derechos humanos de las féminas aseguró, es para que ellas trabajen cómodamente, minimizó el tema.

“Bueno, me imagino que va más enfocado por seguridad de todas ellas, que si es algo incómodo estar bajando escaleras y traer así un tacón muy exagerado, entonces creo yo que va por ese sentido, más que nada es para…Bueno ahí seria para cada quien yo creo que lo hacen más por comodidad porque si la verdad para estar trabajando así, corres el riesgo de que tengas una caída”, refirió.

Guerrero Rodríguez, aseguró que hay otros temas a los que se les debe poner más atención y no el hecho de que se les permita o no usar tacones a las mujeres en su centro laboral, cada quien debe tomarlo como mejor le parezca o lo considere.

Dijo que la decisión tomada desde la dirección de la dependencia estatal ha sido buena y que esto les permitirá a las mujeres trabajar cómodamente y ser más eficiente, sin tanto glamour y al usar las zapatillas podría sufrir algún accidente.

“Bueno pues es como lo quiera tomar cada quien, yo creo que si van hacer tanto como que, hay porque me vas a quitar las zapatillas, pues ya no lo veo así tan complicado, no es tanto, como importante eso para enfocarnos, hay muchos más problemas, que si deberían estar enfocados todo mundo, no en unas zapatillas de una señorita”, dijo en tono molesto.

Trabajadoras de la dependencia han cuestionado la decisión, tras asegurar que violenta sus derechos humanos y frenan el derecho que tienen a decidir que usar para vestir, sin embargo tienen que acatarla de lo contrario se enfrentaran a la furia del jefe en la oficina.