Muere John Lewis, notable activista de los derechos civiles en EU

Visto 158 veces

WASHINGTON.

John Lewis, emblemático defensor del pacifismo y de los derechos civiles en Estados Unidos, que fue compañero de lucha de Martin Luther King y congresista durante décadas, murió el viernes a los 80 años.

Hoy Estados Unidos llora la pérdida de uno de los más grandes héroes de su historia”, dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, en un comunicado.

Lewis, que padeció un cáncer de páncreas, fue “un titán del movimiento de los derechos civiles cuya bondad, fe y valentía transformaron nuestra nación”, agregó Pelosi.

Fue detenido por la policía en varias ocasiones en protestas contra los genocidios o contra las leyes sobre la inmigración y, con los años, se convirtió en una de las voces más respetadas del país a favor de la justicia y la igualdad.

También se enfrentó al presidente Donald Trump, boicoteando su investidura y subrayando la injerencia rusa en las elecciones de 2016 para poner en entredicho su legitimidad.

Lewis nació en Troy, en Alabama, en 1940. Fue el cuarto de diez hermanos de una familia campesina y creció en una comunidad totalmente negra donde rápidamente sintió la segregación por el color de su piel.

Tenía apenas 21 años cuando se convirtió en uno de los fundadores de los “Jinetes de la libertad” (Freedom Riders), que pelearon contra la segregación en el sistema de transporte público a comienzos de la década de 1960.

Fue también el más joven líder de la manifestación de 1963 en Washington en la que Luther King pronunció su histórico discurso “I have a dream” (“Tengo un sueño”).

Dos años después casi muere en una manifestación antirracista pacífica en Selma, en Alabama, cuando tuvo el cráneo fracturado por la policía.

Ese día pasó a ser conocido como el “Domingo sangriento” y exactamente medio siglo después, caminó de la mano con Barack Obama, el primer presidente negro de Estados Unidos, por el lugar donde tuvo lugar esta emblemática manifestación.

‘El gran cambio está llegando’

Lewis entró al Congreso en 1986 y no tardó en convertirse en una autoridad moral. Pelosi lo consideraba “la conciencia del Congreso”. Tras hacerse público su fallecimiento, los homenajes de demócratas y republicanos no tardaron en llegar.

El jefe republicano del Senado, Mitch McConnell, destacó que Lewis “no dudó en jugarse la vida para luchar contra el racismo, promover la igualdad de derechos y acercar nuestra nación a los principios que la fundaron”.