México no debe acostumbrarse a la corrupción: aspirante a fiscal

Visto 399 veces

Ángel Buendía Buendía aseveró que los actos delictivos, “desde los pequeños hasta los grandes”, empiezan a ocupar parte del día a día de los ciudadanos; llamo al combate efectivo

Angel Buendía Buendía, uno de los 31 aspirantes a fiscal anticorrupción, sugirió que ‘México no debe acostumbrarse a la corrupción’, pues se trata de un ‘tema de congruencia’ que debe tomar la sociedad para ‘compartir’ el combate a los ‘fenómenos que laceran a los mexicanos; no merecemos vivir en esta situación’.

El ex titular de la Unidad Especializada en Investigación del Delito de Tortura y ex visitador general de la Procuraduría General de la República (PGR) aseveró que la mayoría de las ‘conductas criminales quedan impunes y la sociedad está cansada. La corrupción es un fenómeno multifactorial y de riesgo, trastoca valores, principios, familias”.

Y se le debe atender no en sus efectos, sino en sus orígenes. Se le debe combatir con inteligencia y herramientas técnicas, operativas, suficientes y sólidas. Hay que ponderar una serie de esfuerzos que se vienen dando en los estados. En el pasado ha habido esfuerzos en la materia, he participado en el diseño e impulso de algunos proyectos”.

Sin embargo, acotó que no se ha logrado una sinergia satisfactoria. ‘Hay diversos esfuerzos importantes en la historia reciente del país, de manera horizontal y vertical; se ha verificado y supervisado el control, evaluación y sanción en los actos de corrupción, y esto es una situación’ que competen a la realidad económica, cultural y familiar.

Creo que desde 2003 ha impactado y aumentado de mayor manera la corrupción. Todo el mundo adolece de las circunstancias y somos víctimas; y creemos que ya es una situación laboral. No debemos acostumbrarnos. Insisto, se han hecho esfuerzos importantes y hay datos relevantes, pero hoy se suma un Sistema Nacional Anticorrupción” (SNA).

Anunció que los tres niveles de gobierno ‘deben hacer más y estamos en un momento muy oportuno para la política pública de estado. Tenemos la posibilidad de garantizar el combate a la corrupción con una autonomía técnica, operativa y presupuestal. Un resultado positivo es posible. En México hay más gente honesta que criminales’.