La guerra contra TikTok: ¿es la ‘app’ china un peligro para Occidente?

Visto 86 veces

El presidente de EE UU, Donald Trump, anunció el pasado viernes que quiere prohibir TikTok, la app china de vídeos cortos. No está claro aún si permitirá que alguna empresa compre la plataforma para que no pertenezca a una compañía china, aunque Microsoft ya está en conversaciones para hacerlo, según ha informado el gigante estadounidense en su blog. Pero lo que sí es evidente es que la aplicación está en el centro del tablero en el que Washington y Pekín dirimen la hegemonía tecnológica en el siglo XXI.

Este ruido contra TikTok no es nuevo ni ocurre solo en EE UU. La India vetó 59 apps chinas en junio por seguridad nacional, entre ellas TikTok. En julio, el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, dijo que estaban estudiando prohibirla y recomendaba no descargarla, salvo para quien quiera que su información privada “acabe en manos del Partido Comunista de China”. El Pentágono aconsejó en diciembre que sus fuerzas militares no la usaran. Amazon envió el mes pasado un correo electrónico a sus empleados, que luego rectificó, para que borraran la app. La Agencia de Protección de Datos europea ha establecido un equipo de trabajo para tener una “mirada más general sobre las prácticas y el procesado de datos de TikTok en la Unión Europea.

Todo este miedo a TikTok tiene una causa original obvia: su enorme éxito. La aplicación de vídeos cortos está en más de 2.000 millones de teléfonos de todo el mundo, según datos de SensorTower. Entre abril y junio obtuvo 300 millones de descargas, cifra alcanzada solo por Zoom en ese período de cuarentena. Facebook y WhatsApp se quedaron en poco más de 150 millones. La India era su mercado exterior más grande hasta su prohibición. Las cifras incluyen la versión china de TikTok, Douyin. En Estados Unidos hubo 165 millones de instalaciones, aunque los usuarios reales totales ronden más bien los 100 millones. En España lleva meses entre las más descargadas.

TikTok es una mezcla sofisticada de Vídeos de primera y Operación triunfo. Permite crear vídeos de menos de un minuto donde se combinan el baile, el karaoke, las bromas o los mensajes con pequeños rótulos. Su éxito viene en parte de la capacidad de sus algoritmos de adivinar qué quiere ver cada cual. Los seguidores importan, pero es más decisivo colar un vídeo en la página de la mayoría de usuarios. En TikTok se puede ser viral con pocos seguidores. Esa función, más la experiencia completamente móvil con vídeos verticales y el sinfín de trucos y filtros que permite, la han convertido claramente en la red social más célebre para jóvenes. Ha ocupado el trono que tenían Snapchat o Instagram.