La formación y el trabajo de los maestros es fundamental para lograr una educación con equidad: FLACSO

Visto 237 veces

                                                                                                       
                                                         

  • La educación indígena ha sido, históricamente, educación pobre para pobres: Emilio Blanco Bosco.
  • La equidad es uno de los pilares de la Nueva Escuela Mexicana; se llevará la mejor educación a las zonas más vulnerables del país: Moctezuma Barragán.

La formación y el trabajo de los maestros es central para lograr una educación con equidad en cualquier país del mundo, toda vez que la calidad de sus sistemas educativos es el reflejo de la calidad de sus docentes, aseguró el doctor en Ciencias Sociales con especialización en Sociología por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), con sede en México, Emilio Blanco Bosco.

En este sentido, el Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, aseguró que, con las leyes secundarias recientemente aprobadas, los docentes recibirán una mejor capacitación y preparación, ya que en ellos son los agentes de cambio que el país necesita.

Señaló que uno de los pilares del proyecto educativo del Presidente Andrés Manuel López Obrador, y de la Nueva Escuela Mexicana, es justamente una educación de calidad con equidad. Por ello, la mejor educación se llevará a los más pobres y a las zonas más alejadas y marginadas del país.

Moctezuma Barragán aseguró que habrá evaluaciones para los docentes, pero éstas serán diagnósticas para ver las ventanas de oportunidad para mejorar su desempeño, y no tendrán ninguna relación con el tema laboral. Se dignificará al magisterio y se le dotará de las herramientas para realizar con excelencia su trabajo, añadió.

En el marco del Seminario Internacional sobre Equidad y Justicia en la Nueva Escuela Mexicana, Bosco Blanco destacó que las desigualdades socioeconómicas operan a lo largo de toda la vida y se van acumulando, lo que hace que conforme pasa el tiempo se vuelven más difíciles de revertir.

Durante su ponencia “Desigualdades y equidad educativa en México: insumos para la reflexión”, acerca de la noción de desigualdad social, aclaró que ésta no se reduce a pobreza o exclusión, sino que es un atributo de la sociedad como un todo, que implica un acceso diferencial a oportunidades y bienes, aunque también hay desigualdad política y simbólica. En educación, la desigualdad se expresa en el acceso, la trayectoria y los resultados o logros educativos.

Por esa razón, es preciso intervenir en etapas tempranas del desarrollo y erradicar la desatención a la primera infancia y educación preescolar mediante una política de atención integral. De otra manera, el sistema educativo transforma las diferencias de origen en diferencias cognitivas, de aprendizaje, de trayectorias educativas y expectativas escolares.

Explicó que el propio diseño del sistema educativo contribuye a exacerbar estas desigualdades, por ejemplo, a través de una oferta educativa estratificada, como la que claramente existe en la educación media superior.

Por otra parte, el experto en sociología de la educación, señaló que la diversidad cultural no se reduce a los pueblos y comunidades indígenas: es un tema que remite a las relaciones entre culturas, sin olvidar que se trata de una diversidad atravesada por el racismo y por desigualdades socioeconómicas.

Finalmente, y en su opinión, la educación indígena ha sido, históricamente, educación pobre para pobres. Por eso hoy en día debe dársele prioridad a las políticas de equidad, esto es, de redistribución acompañadas por una sólida formación docente y educación intercultural transversal, para todos. Hay que trascender la idea de igualdad de oportunidades, para avanzar hacia la igualdad de resultados.