Fe inquebrantable ante la adversidad por tener cáncer

Visto 258 veces

Por Miguel Santamaría

Un16 de septiembre a Elenita de cambio su vida por completo, el diagnóstico médico se había confirmado, un cáncer le arrebataba la vida a la pequeña.

“Pues no hay palabras la verdad, no hay palabras para enfrentar esta enfermedad, más que no soltar la mano de Dios”, dijo la señora Adelaida Guadalupe mamá de Elenita.

El diagnostico no era nada alentador, leucemia para la pequeña Elenita.

Su comportamiento cotidiano ya no era el mismo, según lo que relata su madre.

“Ha lo que pasa es que a ella le empezaron a  salir pequeños moretones y dormía entonces de ahí me di cuenta que la niña ya no tenía una vida normal, porque ella jugaba, llegaba de la escuela jugaba y estudiaba ella hacia todo lo normal, ya llegaba de la escuela y ya solo dormía eso ya no es normal”, recordó.

Unos estudios y la mala noticia cayó como balde de agua helada.

No había dinero, y la urgencia de atender a la pequeña era inmediata.

“Mucha gente, amigas, familiares, gente que no conocíamos nos ha estado apoyando las amigas más que nada se conoce en verdad quienes son las verdaderas amigas en ese momento porque te ayudan sin esperar nada a cambio y más que nada por Elenita”, dijo.

Después de todo no hay enojo con la vida, es la gran oportunidad de conocer hasta donde el ser humano está dispuesto a ayudar a su semejante.

“Ella es, nos ha enseñado día a día que la vida sigue y que esto tiene que pasar es una prueba más y la tenemos que pasar”, dijo entusiasmada.

Son las pruebas de la vida que hacen saber lo vulnerable que somos, son las dificultades que tienes que enfrentar y que te hacen saber el valor de la salud y de la vida.