FARC denuncia asesinato de militantes; acusa al ELN

Visto 192 veces

La exguerrilla de las FARC, convertida ahora en un movimiento político, denunció la muerte de tres de sus miembros en una zona del sureste de Colombia por parte del grupo rebelde Ejército de Liberación Nacional.

En comunicado de prensa emitido este jueves la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común señaló que fueron asesinados tres de sus miembros por integrantes activos del ELN, que opera en esa región y exigió que de manera urgente el ELN aclare públicamente lo sucedido.

De acuerdo con la información suministrada, todo indicaría que los responsables del crimen son integrantes activos del Ejército de Liberación Nacional, que opera en dicha región del país”, señalaron en un comunicado.

Solicitamos de manera urgente que el ELN aclare públicamente dicha información”.

Las FARC firmaron a finales del 2016 un acuerdo de paz con el Gobierno para poner fin a una violenta confrontación que en más de medio siglo ha dejado más de 220 mil muertos.

El crimen de los excombatientes y de un joven familiar de uno de ellos se produjo el miércoles en una zona rural del municipio de La Florida, en el departamento de Nariño.

En esa región selvática y montañosa fronteriza con Ecuador, grupos armados, incluido el ELN, combaten por el control territorial de zonas desalojadas por la antigua guerrilla de las FARC después del acuerdo de paz firmado con el Gobierno, estratégicas para el narcotráfico y la extracción ilegal de oro.

Hasta ahora el ELN no ha confirmado ni desmentido esa denuncia.

En la misma misiva las FARC indicaron que este hecho se suma a los más de 30 asesinatos de excombatientes en proceso de reincorporación a la vida civil en diferentes del país.

Y la ola de crímenes en contra de líderes sociales y defensores de derechos humanos que alcanza la trágica cifra de 23 asesinatos en lo que va recorrido del año”.

Las FARC y el gobierno del presidente Juan Manuel Santos firmaron hace más de un año un acuerdo de paz luego de cuatro años de diálogos en La Habana, Cuba, y pusieron fin así a más de medio siglo de enfrentamiento armado interno.