FACTOR ENTRE DOS: Pájaros en el alambre

Visto 369 veces

Por: José Efraín Caballero Sevilla

 

La imagen conciliadora de Barack Obama distó mucho de la realidad, al haber operado en contra de Donald Trump como está actualmente documentado en instancias de la impartición de justicia Norteamericana, al intentar vincularle al Presidente actual de Estados Unidos con el gobierno de Vladimir Putín, situación que tiene escandalizada a la sociedad del vecino país.

El escándalo del Obamagate da cuenta del espionaje político contra Donald Trump durante y después de las elecciones de 2016, y el FBI hiso un lavado de información y manipulación para crear falsas pruebas de colusión entre Rusia y Trump.

La justicia estadounidense se precia de ser una de las ejemplares en el orbe, y esta, ha desmenuzado los intentos de desacreditar de manera ilegal, al que en su momento era el detractor de las diversas políticas gubernamentales.

Teniendo el control de los medios en el país Norteamericano, operó para tratar de influir en el electorado, y posteriormente de desacreditarle, inclusive amagando con destituir al presidente ya en funciones.

Es así como se evidencio el manejo de manera ilegal de las instituciones de seguridad nacional con fines electo y post electorales en una de las democracias más avanzadas del mundo, por un gobernante de amplia simpatía como Obama en contra del contrincante electoral.

En tanto en México la queja hecha por Ricardo Anaya, donde acusó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) de espiarle en su visita a Veracruz, donde el ahora candidato por  la coalición “Por México al Frente” videograbo a un elemento que se identifico como efectivo del organismo, desatando esta acción especulaciones sobre la intervención gubernamental en la vida política y privada de los diversos actores políticos.

El secretario de Gobernación Alfonso Navarrete Prida salió al paso de las acusaciones y defendió las operaciones de la Institución, ya que menciono que “debe servir para el propósito que los mexicanos, todos, estemos en paz y tengamos una jornada electoral extraordinaria”

Si bien, es tarea de la Institución mantener y preservar el clima de gobernabilidad y la jornada electoral es una de ellas, es algo que no les causa beneplácito a los opositores.

Inclusive Andrés Manuel López Obrador de manera previa a Anaya había manifestado “Vamos a cerrar el Cisen al triunfo de nuestro movimiento, para que ya no estén perdiendo el tiempo”, indicó el ahora candidato por la coalición “Juntos Haremos Historia”.

En nuestro país No existe evidencia de mal manejo en las instituciones de seguridad nacional, pero la ciudadanía espera que las acciones sirvan para garantizar un clima tranquilo de cara a las elecciones y en pro de la seguridad ciudadana de parte del estado, aunque lo percibe como coloquialmente se dice: “hay pájaros en el alambre”.

Querido lector tenga un excelente sábado y disfrute en compañía de su familia, nos leemos la próxima.

Contacto: factorentredos@hotmail.com