El viaje de un chocorrol para llegar a su verdadero dueño

Visto 98 veces

Un joven llamado Daniel compartió su triste historia a través de Facebook sobre la vez que compró un paquete de chocorroles hace tres meses y, al abrirlos, se llevó una desagradable sorpresa al darse cuenta que solo venía uno.

Inmediatamente se comunicó con la empresa, le pidieron que enviara algunos datos, pero al final no le resolvieron nada y lo dejaron en “visto”.

Daniel decidió dejar así el asunto, pues creía que no tenía sentido armar un gran lío por un pastelillo faltante, pero la historia no terminaría ahí.

Hace unos días, una notificación en su Facebook le llamó la atención, era un joven que respondió al comentario que había dejado hace meses en la página de la empresa.

Rodolfo compró un paquete pero no faltaba ninguno, sino que había uno extra y quería “devolverlo” a Daniel desde Monterrey.