El MI5 investigará por qué no controló a Masood

Visto 391 veces
 

La tarde en la que se produjo el atentado islamista que se cobró tres vidas en Londres era la misma en la que el Parlamento de Escocia iba a votar una proposición para exigir a Westminster un segundo referéndum de independencia. La votación, que el SNP iba a ganar con el apoyo de los Verdes, fue suspendida ayer en señal de respeto «por el Parlamento hermano de Westminster».

Ayer en Holyrood se sopesó retomar la votación. Pero finalmente Nicola Sturgeon ha indicado que se aplace hasta la semana que viene, en concreto hasta el martes. Lo cierto es que la unidad que está mostrando toda la nación ante la tragedia de Londres no deja en muy buen lugar el egoísmo localista de la propuesta separatista escocesa, un referéndum que solo apoyan cuatro de cada diez escoceses y que llega cuando no se han cumplido ni tres años de que los nacionalistas perdiesen el anterior por diez puntos.

El atentado ha tenido también consecuencias para el MI5, la respetada central de espionaje británica. Algunos diputados y analistas en seguridad han hecho veladas críticas al hecho de que el autor del atentado, Khalid Masood, un británico de 52 años con antecedentes, no estuviese controlado, a pesar de haber sido interrogado en su día por su proximidad con círculos yihadistas.

La ministra de Interior ha pedido de inmediato que «no se acuse» al servicio de espionaje. Sin embargo el propio MI5 asumirá una investigación interna sobre lo sucedido, al igual que hizo tras los atentados suicidas de 2005, con bombas en el metro de Londres y un autobús, y en 2013 tras el asesinato en plena calle de la capital del fusilero Lee Rigby