El ex jefe de campaña de Trump recibió 1,1 millones en secreto del gobierno prorruso de Ucrania

Visto 268 veces

Con la guerra de Siria desvaneciéndose en el horizonte informativo y la de Corea del Norte sin acabar de concretarse, la actualidad política estadunidense vuelve a donde estaba hace una semana: a la cascada interminable de escándalos del equipo de Donald Trump. Las nuevas historias tocan a un viejo conocido, Paul Manafort, que fue jefe de campaña de Trump entre junio y agosto, hasta que tuvo que dimitir por sus vínculos con el gobierno prorruso de Viktor Yanukovich en Ucrania.

Ahora, Manafort ha anunciado que se ha registrado como un ‘agente extranjero’, una fórmula legal que se aplica a entidades que operan en representación de los intereses de otros países. Es un cambio notable, porque implica que el hombre a quien Donald Trump debe su éxito en la Convención Republicana de Cleveland había trabajado en favor de otro país. Y no es un país cualquiera: Viktor Yanukovich perdió el poder en Ucrania en 2014 en medio de una oleada de protestas apoyadas por EEUU y la UE. La salida de Yanukovich de la jefatura del Estado ucraniano hizo que Rusia se anexionara la península de Crimea y armara y apoyara una rebelión en su vecino que lo ha sumido en una guerra civil que todavía no ha terminado.

Según la agencia de noticias Associated Press, Manafort recibió al menos 1,2 millones de dólares (1,1 millones de euros) de un fondo de reptiles secreto del Gobierno de Yanukovich. Hasta ahora, Manafort había negado que hubiera recibido pagos de Yanukovich. Este miércoles, su portavoz cambió su declaración al informar de que esa retribución era legal.

El ex asesor de Trump está siendo objeto de una investigación por el FBI debido a sus vínculos con Gobiernos extranjeros de los que no informó a las autoridades. Muchos de esos pagos se realizaron a través del Banco de Chipre, una entidad considerada por algunos como uno de los vehículos financieros de Vladimir Putin. Curiosamente, el secretario de Comercio y ‘mano derecha’ de Trump, Wilbur Ross, fue vicepresidente del Banco de Chipre.