El coronavirus convierte vacaciones en “una pesadilla

Visto 11 veces

El plan de Eddy Castellanos era simple: dos semanas de vacaciones en un crucero que partiría de San Francisco, visitaría las islas de Hawai y haría una parada en el puerto mexicano de Ensenada antes de regresar al punto de partida.

Pero el inversionista de origen cubano que vive en Miami dice que jamás imaginó que un contagioso virus iba a interferir drásticamente con sus planes. Castellanos, 35, es uno de los más de 3.500 pasajeros y miembros de la tripulación del crucero “Grand Princess” que estuvo anclado en alta mar a unos 80 kilómetros de San Francisco por orden de las autoridades tras confirmarse que 21 personas (19 miembros de la tripulación y dos pasajeros) habían contraído el coronavirus.

Dejar al navío anclado en aguas internacionales fue una decisión del gobierno federal para prevenir la propagación del coronavirus. Un total de 54 nacionalidades están representadas entre las más de 3.500 personas a bordo del crucero.

“Lo que se suponía que iban a ser dos semanas de vacaciones se convirtieron totalmente en una pesadilla. Estamos prácticamente presos en nuestras habitaciones y no nos dejan salir en lo absoluto”, le dijo Castellanos a CNN en una llamada telefónica desde su camarote en el Grand Princess.