El castigo corporal se expandió en los deportes en Japón

Visto 85 veces

Japón debe actuar para luchar contra los abusos “endémicos” hacia sus jóvenes deportistas por parte de sus entrenadores, a un año de los Juegos Olímpicos de Tokio, aplazados a 2021, reclamaron este las víctimas y sus defensores.

La ONG Human Rights Watch (HRW) advierte en un nuevo informe que los comportamientos abusivos de los entrenadores siguen siendo habituales en Japón.

HRW “constató que los abusos de niños son todavía endémicos en el curso de la formación deportiva en las escuelas, las federaciones y los deportes de élite japoneses”, declaró la directora nacional de la organización, Kanae Doi.

“Si el caso del maltrato de los niños en el deporte en la actualidad en un problema mundial, hemos elegido focalizarnos en Japón en 2020 debido a la llegada de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos”, aplazados un año (23 de julio-8 de agosto de 2021) debido a la pandemia del coronavirus.

En el informe de la ONG, se habla de niños que recibieron puñetazos, patadas, fueron víctimas de abusos verbales o ligados a la alimentación u obligados a entrenarse pese a lesiones.

“Fui golpeado tantas veces que no puedo contarlas”, declaró un atleta.  

Este problema lo sufrió Keiko Kobayashi, cuyo hijo era con 15 años un prometedor judoka antes de ser maltratado por su entrenador, que le causó graves lesiones cerebrales utilizando una técnica de asfixia y lanzándole al suelo de forma violenta.

“ELEVAR LA VOZ”

“Quiero que los niños comprendan que este comportamiento es un abuso, quiero enseñarles a elevar la voz”, explica Kobayashi, que señala que el entrenador no fue enjuiciado y que continúa trabajando como profesor de las escuelas y de judo. 

Su hijo, ahora de 30 años, sufre secuelas de su lesión y es seguido estrechamente por los médicos. 

Su caso no es aislado en Japón, donde algunos abusos en el deporte han sido primera página en diarios estos últimos años.

Como en 2018, cuando un adolescente de 13 años se suicidó y sus padres acusaron al entrenador de bádminton del chico de haberle insultado y maltratado durante mucho tiempo.