Dueño de aeropuerto, dispuesto a donar terrenos en San Miguel Xaltocan

Visto 72 veces

CIUDAD DE MÉXICO.

Pablo Tapie Gómez, socio mayoritario de Inmobiliaria Zumpango —propietaria de 91 hectáreas de las 128 donde se construye el Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles en Xaltocan—, afirmó estar abierto y dispuesto a llegar a un acuerdo con el gobierno federal. Y en la medida del avance de las pláticas hasta se podría hablar de donar una parte.

“Nuestro anhelo es buscar una solución en este proyecto tan importante para México”, subrayó.

A finales del mes pasado, Mauricio Tapie Vizuet, apoderado legal de la empresa, envió al presidente Andrés Manuel López Obrador y al titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Román Meyer Falcón, cartas solicitando audiencia privada para hablar sobre su disposición para llegar a un acuerdo.

Tapie Gómez, fundador de Inmobiliaria Zumpango, contó a Excélsior que la idea original para comprar hace 44 años el terreno en San Miguel Xaltocan, municipio de Nextlalpan, Estado de México, fue con el objetivo de echar a andar un club de golf público, idea de uno de sus cinco amigos y socios originales de la empresa, Julio Orvañanos Zúñiga.

Vía la aplicación Zoom, el ingeniero Tapie Gómez mencionó que ante la imposibilidad de poner en operación un campo de golf público en esas tierras, principalmente por cuestiones de la naturaleza del terreno, los socios de la inmobiliaria buscaron alternativas para desarrollar esa región.

Así fue como se les ocurrió un proyecto para una terminal intermodal de ferrocarril, que incluso les llevó a contratar los servicios de la empresa estadounidense Kingley Group para que efectuara distintos estudios de factibilidad.

Excélsior publicó que las 128 hectáreas de Xaltocan que la Sedatu declaró como terreno nacional el 26 de abril de 2019, mismas de las que dotó a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) para la construcción de la nueva terminal aérea, eran reclamadas por dos dueños. La Sedena incluso manifestó a la Sedatu su postura para pagar los terrenos.

Uno de esos dueños es Raúl Romero Zenizo, identificado por la Sedatu. El otro es Inmobiliaria Zumpango, que fijó su postura públicamente.

De acuerdo con los documentos consultados, la temporalidad en la adquisición de los predios de ambos dueños está confirmada. También su vinculación en relación con la operación de compra-venta en abril de 1976. Y la consecuente vecindad de los lotes que forman el área de 128 hectáreas del aeropuerto.

La historia de Tapie Gómez y la propiedad donde se construirá la Franja de Seguridad de Amortiguamiento de Ruido del Aeropuerto Felipe Ángeles, según el proyecto de la Sedena, arranca por amistad y por afición al deporte, en este caso el golf.

“Éramos cinco personas; éramos muy aficionados al golf. Buscábamos terrenos que fueran aptos para hacer un campo de golf. Recorrí toda la ciudad, y un amigo mío me llevó a los terrenos de Xaltocan”, dijo el ingeniero Tapie.

Recordó que esos cinco amigos, que se convirtieron en los primeros cinco socios de Inmobiliaria Zumpango, eran el coronel Carlos I. Serrano, Vicente Ugalde, Julio Orvañanos, Francisco Mateos y el propio Pablo Tapie Gómez.

Estas cinco personas fueron quienes compraron directamente a Financiera Popular una copropiedad de Raúl Romero Zenizo que tenía con César Escobosa Bernal, Eduardo Medellín Cortázar y Genaro Escoboza Bernal y que estaba inscrita en un fideicomiso.

“En realidad el acercamiento que tuve para la compra fue a través de Francisco McCann. Me relacioné con ese señor; con él pacté todo. Fuimos con el notario y firmamos el contrato con la Financiera Popular. Eran terrenos en condiciones muy difíciles”, dijo Tapie Gómez, subrayando que la transacción de hace 44 años no fue una relación directa con Romero Zenizo, aunque sí aparecía en las escrituras de Financiera Popular.

Romero Zenizo, el otro dueño de la otra parte de las 128 hectáreas que requiere la construcción de la nueva terminal aérea, originalmente obtuvo en copropiedad en enero de 1970, 245 hectáreas como consecuencia de una adjudicación por remate.

Seis años después, Inmobiliaria Zumpango adquirió una parte de ese terreno que originalmente había sido adquirido por Miguel Leal Gutiérrez a la señora Susana McCann, familiar del hombre con quien Tapie Gómez y sus amigos trataron para la compra de 1976.

Una vez que los socios de Inmobiliaria Zumpango se convencieron de que no había manera de diseñar un campo de golf en esas tierras, miles de años antes habitadas por mamuts, se buscó cuál podría ser la vocación del lugar. Don Pablo Tapie y don Julio Orvañanos idearon entonces una terminal intermodal de ferrocarril.

“Se hicieron varios estudios ahí. Pensamos en una terminal intermodal para ferrocarril México-Veracruz. Una Terminal Intermodal, que incluía un conjunto de enormes bodegas”, dijo.

El proyecto fue tan acabado y ambicioso que Tapie Gómez estuvo en París para estudiar cómo estaba conformada la Gare du Nord.

“Hubiese sido un excelente proyecto a nivel nacional, porque está ahí el nodo ferroviario que va a Veracruz y hacia norte del país. Fue un proyecto que se le ofreció en su momento a Ferrocarriles Nacional. Y hubo otros intentos por que se tomara en cuenta hace unos 25, 30 años”, mencionó.

Al proyecto lo llamaron Central de carga Intermodal de Xaltocan. Uno de los objetivos del proyecto era desahogar la antigua central de carga de Pantaco; crear y generar fuentes de trabajo y elevar el nivel de vida de los habitantes de la región. En el proyecto de Kingley Group se contemplaba una zona comercial, hotel, restaurantes, servicios médicos, banco gasolinera, escuelas y guardería para los hijos de las trabajadoras.

Sobre el actual contexto de la propiedad de Inmobiliaria Zumpango en Xaltocan, el ingeniero Tapie dijo que a partir de lo que salió en el periódico, en el sentido de que el presidente Andrés Manuel López Obrador veía factible llegar a un entendimiento con los propietarios de las 128 hectáreas donde se construye el aeropuerto, el objetivo, dijo, es precisamente llegar a un buen acuerdo.

“Ya que estemos negociando la venta de la propiedad de Inmobiliaria Zumpango con el gobierno estaremos en posición de hablar de una donación. Eso siempre que haya un convenio formal”, comentó el socio fundador de la empresa creada en 1976 ante el notario público número 21 Genaro Billarent Romero, con sede en Naucalpan, Estado de México. Mismo fedatario que protocolarizó la compra-venta de 91 hectáreas a Financiera Popular.

A pregunta expresa de cómo se enteró de que la propiedad de Inmobiliaria Zumpango estaba siendo afectada por las obras de la nueva terminal aérea, el ingeniero Tapie Gómez dijo que fue después de la declaratoria de terrenos nacionales de abril de 2019. Entonces se contrató a un perito para completar unas coordenadas que faltaban para definir con claridad los límites de la propiedad y ahí fue que los socios confirmaron que el terreno que habían comprado hace 44 años cinco amigos para armar un campo de golf público estaba dentro del terreno del aeropuerto.

Negó juzgado amparo definitivo en el caso de San Miguel Xaltocan

El Juzgado Quinto de Distrito en Materia Administrativa negó a Raúl Romero Zenizo el amparo definitivo de la justicia federal en el caso del juicio que interpuso para acreditar la propiedad de una parte o la totalidad de las 128 hectáreas de la comunidad de San Miguel Xaltocan, donde se construye parte del Aeropuerto Internacional General Felipe Ángeles.

De acuerdo con el portal SISE del Consejo de la Judicatura Federal, el 11 de diciembre de 2019 el Quinto de Distrito envió al Juzgado Decimotercero de Distrito en el Estado de México con residencia en Naucalpan de Juárez y Décimo Tribunal Colegiado en Materia Administrativa del Primer Circuito el cuaderno original del incidente de suspensión y resolvió: primero, en la materia de la revisión, se revoca la interlocutoria recurrida y segundo se niega la suspensión definitiva al quejoso.

El 15 de mayo de 2019 Romero Zenizo envió una carta a la Secretaría de la Defensa Nacional reclamando la propiedad de un terreno donde está proyectada la terminal aérea. La Defensa Nacional recurrió a instancias oficiales del Estado de México para averiguar si la reclamación era real. En un comunicado firmado por el general brigadier Ingeniero Constructor, Hiram Sergio Cárdenas Robles, director general de ingenieros y responsable inmobiliario de la Sedena a la Sedatu informó:

“Esta Secretaría de Estado realizó trabajos técnicos en los que se obtuvo que los terrenos que hace referencia el peticionario se encuentren dentro de la citada franja de seguridad asimismo se consultó al Instituto de le Función Registral del Estado de México (IFREM), la legalidad de la documentación que presentó el referido propietario, manifestando el instituto que es correcta, encontrándose inscrita en sus acervos y que le da calidad de propietario, aunado a que sigue sin inscribirse la declaratoria señalada en su documento ante el Registro Púbico de la Propiedad correspondiente”.