Diputados aprueban disminuir salario por enfermedad laboral

Visto 302 veces
  • Hubo 303 votos a favor por 86 en contra y 10 abstenciones

Los patrones pagarían a sus empleados la mitad de su sueldo ante una afección y además determinarían qué males ameritan la retribución

GUADALAJARA, JALISCO.- La Cámara de Diputados mexicana aprobó una reforma que, entre otras consecuencias, implicará pagar solo 50% y no 100% del salario al trabajador que se enferme por causas laborales, además de que los patrones determinarán cuáles enfermedades ameritarán el pago.

La decisión del pleno de la Cámara Baja de ayer martes autoriza reformas a la Ley Federal del Trabajo –modifica los artículos 513 y 515 y crea el 515 bis– para actualizar las llamadas tablas de enfermedades y de evaluación de incapacidades permanentes por riesgo de trabajo.

Hubo 303 votos a favor para la decisión, por 86 en contra y 10 abstenciones; sólo se opusieron diputados del PRD y de Morena, mientras que PAN, PRI, PVEM, Panal y PES lo aprobaron.

Ahí se establece que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) actualizará las tablas de enfermedades de trabajo y de valuación de incapacidades permanentes, una vez que los proyectos sean aprobados por la Comisión Consultiva Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo (CNSST). La base serán los estudios sobre medicina de trabajo que hagan el empresario y las agrupaciones sindicales.

En la discusión legislativa, la diputada que preside la Comisión del Trabajo y Previsión Social, Ana Georgina Zapata Lucero (PRI), argumentó que actualizar la tabla de enfermedades –que, según dijo, no ha sido modificada en 47 años– dará certidumbre jurídica a los trabajadores y demás actores involucrados.

En contraste, diputados del PRD y de Morena denunciaron que se trata de un daño para los trabajadores, pues disminuirá sus derechos, primero, al bajar sus ingresos, pero también al permitir “que los empresarios formen parte de quienes hacen el listado para que sus propios trabajadores reciban o no incapacidad del trabajo, son juez y parte”, según la legisladora Araceli Damián (Morena).

El dictamen fue enviado al Senado de la República. La STPS deberá publicar las nuevas tablas en un máximo de seis meses una vez que el decreto entre en vigor.

 Cuatro argumentos en contra

En sus críticas a la decisión, el diputado Roberto Alejandro Cañedo Jiménez

(Morena) dijo que su fracción se opone al cambio en las tablas de incapacidades porque:

1. La decisión sería de hecho un daño a un derecho humano del trabajador, pero también protegido en convenios y tratados internacionales, al afectar sus derechos laborales, como recibir su salario completo.

2. El criterio del Poder Ejecutivo será el único que valga en la elaboración de las tablas de enfermedades, ya sin participación del Congreso.

3. “Las aseguradoras privadas, que actualmente administran de manera ilegal las pensiones, o el propio IMSS, harán sus propias tablas de enfermedades y de evaluación de incapacidades acorde a sus intereses”.

4. También ya un daño a las finanzas del Seguridad Social, dijo el diputado, pues, “al no reconocerse las lesiones ni enfermedades de trabajo, el instituto no podrá aumentar las primas por siniestro que aplica a las empresas y estos costos se trasladarán a las ramas del seguro de enfermedad general e invalidez”.

 Versión estenográfica de la discusión

Aumento de enfermedades y avances médicos, argumentos a favor

Tan sólo entre 2016 y 2017 las enfermedades de trabajo aumentaron 30%: de seis mil 664  a ocho mil 301, de acuerdo con datos con presentó, en la discusión legislativa de las tablas de enfermedades, el diputado Miguel Ángel Sedas Castro (PVEM). La tasa de enfermedades por cada 10 mil trabajadores fue de 4.94 en 2016.

Según sus números, basados en datos del IMSS, cuatro estados concentran poco más de la mitad de estas enfermedades profesionales: Jalisco, Quintana Roo, Baja California y Coahuila.

Según el diputado Sedas, están identificadas más de 250 enfermedades del trabajo; las más frecuentes son cáncer, respiratorias, esqueléticas y de músculo.

Mientras los diputados del PRD y de Morena que participaron en la discusión subrayaron que la decisión de ayer es una “traición” a los trabajadores, los de los demás partidos, que sí la aprobaron, pusieron de relieve que la actualización de estos documentos de hecho permitirá incluir y reconocer nuevos padecimientos laborales, conforme a los avances de la medicina del trabajo.

Las tablas sí fueron actualizadas en 2016

Efectivamente, la Tabla de Enfermedades de Trabajo y la de Valuación de Incapacidades Permanentes pasó más de cuatro décadas sin actualización, pero, contra lo que discutieron los diputados federales este martes, en realidad ya hubo una revisión a esos documentos: el año pasado.

De acuerdo con lo publicado el 30 de agosto pasado por la Secretaría del Trabajo, en su propio sitio web, la dependencia encabezó el esfuerzo para revisarlas, y pasaron de 161 enfermedades laborales vigentes a 185.

Sobre todo creció el listado de cánceres de origen laboral reconocidos en la ley: de cuatro tipos a 23. Si antes se reconocía a 21 tipos de males infecciosos y parasitarios, desde 2016 ya son 40.

En cambio, las enfermedades del sistema respiratorio pasaron de 50 tipos a sólo 16.

Una de las innovaciones más puestas de relieve tras la discusión de octubre pasado fue la incorporación de enfermedades de tipo psicosocial, como el estrés.

Las tablas son un instrumento para los médicos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que las usan para determinar el porcentaje que el patrón debe dar al empleado según cada enfermedad.

Al actualizarlas el año pasado, también se modificó su estructura, con la intención de eliminar riesgos de discrecionalidad y someterlas a criterios científicos, según dijo por entonces la dependencia.

En ellas queda establecido, por ejemplo, que un problema de desarticulación interescapulotorácica (en la zona del hombro) implicará una incapacidad por 85% del salario total, mientras que un caso de desarticulación del hombro, o una amputación del brazo entre el hombro y el codo, o una desarticulación del codo, ameritarán sólo 80% del salario.