Denuncian esfuerzo de gobierno de Trump para suprimir votos

Visto 481 veces

Organismos civiles, analistas y ex legisladores denunciaron los esfuerzos masivos del gobierno del presidente Donald Trump para suprimir el voto en Estados Unidos con la intención clara de evitar que las minorías puedan ejercer su derecho de participar en las elecciones.

El esfuerzo es encabezado por el exprocurador del estado de Kansas y actual director de la flamante Comisión de Integridad Electoral, creada por Trump, Kris Kobach, a quien la Unión Estadunidense para las Libertades Civiles (ACLU) llama “el rey de la supresión del voto”.

La intención es eliminar de las listas de voto a una enorme cantidad de estadunidenses mediante «espurias» objeciones técnicas y leyes que dificulten el sufragio de personas de escasos de recursos con el argumento de que se combate el fraude electoral, que es prácticamente inexistente en Estados Unidos.

Kobach envió este jueves una carta a los estados para solicitar información sobre sus listas de votantes, pese a que no ha explicado cómo utilizaría estos detalles y a que la comisión no tiene previsto transparentar sus trabajos. Varios estados se negaron a cumplir la orden.

Por su parte, el Departamento de Justicia ha dicho que revisa los procedimientos de mantenimiento de la lista de registro de votantes en cada estado y ha preguntado a las autoridades estatales que refinen sus listas de electores con la supuesta intención de evitar nombres duplicados.

Dale Ho, director del proyecto de derechos de voto de la ACLU, expresó que el gobierno de Trump está lanzando “un asalto a nivel nacional sobre los derechos de voto”.

La petición de detalles sobre votantes de Kobach, quien en el pasado ha sido demandado con éxito por la propia ACLU por sus esfuerzos para la supresión del voto, “es profundamente alarmante y plantea importantes preocupaciones sobre privacidad”, dijo Ho.

El representante añadió que los estados tienen razón al rehusarse a entregar esta información personal en lo que “claramente es una campaña para suprimir la votación”.

Por su parte, el exlegislador por el estado de Wisconsin, Russ Feingold, publicó este viernes un artículo en la edición estadunidense del diario The Guardian en el que afirmó que la Comisión de Integridad Electoral está “declarando inequívocamente la guerra a los votantes”.

Recordó que el esfuerzo surgió de la declaración de Trump de que unos tres millones de inmigrantes indocumentados votaron en California a favor de su rival en la carrera presidencial, Hillary Clinton, pese a que nadie ha ofrecido la mínima evidencia que pruebe esta argumento.

En ese sentido, Feingold asentó que pese a los argumentos de varios republicanos durante años, apenas se han demostrado “un puñado de casos de fraude electoral”. Sin embargo, las técnicas de supresión de votantes, como las empleadas por los republicanos, privan efectivamente a votantes de todo el país.

Feingold estableció que la intención es suprimir el voto de afroestadunidenses e inmigrantes latinoamericanos, así como de personas de bajos recursos, todos los cuales se inclinan tradicionalmente por el Partido Demócrata.

“Las opciones están ahí para fortalecer nuestra democracia y proteger verdaderamente la noción de ‘una persona, un voto’. En su lugar, esta Comisión parece dedicada a nacionalizar la estrategia del Partido Republicano de ‘una persona anglosajona, con éxito financiero, un voto’”, fustigó Feingold.

Por su parte, Ari Berman, considerado una de las máximas autoridades sobre el tema de la supresión del voto en Estados Unidos, publicó este viernes un artículo en la revista The Nation, en el que alertó que el gobierno de Trump está iniciando un esfuerzo único en la historia moderna de Estados Unidos.

Las acciones de Kobach, en particular, parecen señalar el inicio de una campaña nacional de supresión de votantes, basada en la difusión de mentiras sobre el fraude electoral para justificar la promulgación de políticas que purguen las listas electorales y dificulten el registro y el voto”, alertó Berman.