Daniel Suárez, el mexicano que rompe fronteras en NASCAR

Visto 319 veces

A Daniel Suárez le corre gasolina por las venas. Con tan solo 25 años puede jactarse de haberse convertido en el primer piloto latinoamericano en coronarse en NASCAR XFinty Series y de haber podido dar el salto a la categoría estelar de un campeonato hermético, cuyo presidente, Brian France, se mostró a favor de Donald Trump y por la construcción del muro en la frontera con México.

El regiomontano correrá las 500 millas de Daytona este domingo, la primera carrera puntuable de la temporada de la NASCAR y será su primera carrera en el máximo circuito de la competición. En su infancia en Monterrey, México, donde el amor de Suárez por los vehículos floreció mientras ayudaba a su padre en un taller de automecánica, le encantaba manejar karts y Beetles; soñaba con competir alguna vez en el Autódromo Hermanos Rodríguez en la Ciudad de México.

El mexicano heredó el automóvil de Carl Edwards, quien anunció sorpresivamente su retiro del deporte. Bilingüe y con una personalidad afable, Suárez es la apuesta de la NASCAR para convertirse en la nueva estrella del deporte y diversificar su base de fanáticos hacia el mercado latino.

“Me preguntaron si estaba listo”, recordó Suárez en un evento en la Casa Blanca, sobre el momento cuando lo llamaron para decirle que reemplazaría a Edwards. “Dije que sí. Diseñamos un plan para seguir adelante con todo”.

Suárez había sido invitado a hablar como parte de la iniciativa My Brother Keeper’s del presidente Barack Obama, que busca ayudar a los jóvenes a mantenerse encaminados en la vida y perseguir sus metas.

El piloto auspiciado por Escudería Telmex, perteneciente al magnate mexicano Carlos Slim afirmó que se siente orgulloso por representar a México y Latinoamérica en un deporte que tradicionalmente ha sido acaparado por pilotos estadounidenses blancos, y cuya fanaticada se identifica principalmente con el sector más conservador de Estados Unidos.

Y más aún con el clima político actual en Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump ha criticado a los mexicanos y dijo que construirá un muro en la frontera entre ambos países. “Te puedo decir algo, que más que nunca me siento súper orgulloso por ser mexicano, y por representar a la gente de Latinoamérica”, afirmó.

La presencia de Suárez convenció a los patrocinadores a permanecer con el equipo Joe Gibbs después que Edwards se retiró. Arris, una compañía de telecomunicaciones, aumentó su patrocinio de 17 a 22 carreras, mientras que Subway, la cadena de sándwiches que tiene más de mil tiendas en México, filmará su primer comercial con Suárez el martes.

“En vez de promovernos sólo entre fanáticos de la NASCAR, ahora vamos a promocionarnos de la NASCAR al consumidor hispano”, dijo Chris Carroll, jefe de publicidad de los restaurantes Subway.

Suárez tendrá su debut en la primera división de la NASCAR, cuando maneje uno de los vehículos del equipo Joe Gibbs Racing en las 500 millas de Daytona, la carrera más famosa en el automovilismo de stock car. El mexicano no entiende de fronteras y a bordo de un auto, buscará poner en alto los colores de su bandera, en las narices de un deporte h