CORRESPONDENCIA: Congreso: Improductivo, opaco, omiso y en quiebra

Visto 261 veces

Por José Luis Castillo

La agonizante LXIII legislatura de Tamaulipas, pasará a la historia como una de las más señaladas y cuestionadas por la sociedad, las organizaciones y los institutos que se encargan de evaluar el trabajo de los “honorables” diputados y los Congresos de cada estado, en donde a la entidad no le fue nada bien a pesar de las cuentas alegres que pretende hacer ver el líder del legislativo, Glafiro Salinas Mendiola y su gente.

Hay que decirlo, el Congreso local, fue campeón en esta legislatura eso sí, en gastar a lo lindo, en ingresar a un buen número de trabajadores al concepto extraordinario,-dicen que para protegerlos y no los corran-, en admitir el mayor número de iniciativas en la historia legislativa, aunque sin decirlo, la mayor parte rechazadas o declaradas sin materia, además de ser uno de los primeros en incumplir con la transparencia al ubicarse en los últimos lugares en este concepto, ha pero eso si también tienen su placa.

Mire usted, nuestro Congreso Estatal, es señalado por el Instituto Mexicano de la Competitividad de haber provocado un sobregasto a los 42 millones de pesos, destinado en la mayor parte al gasto de “servicios personales”.

De acuerdo al IMCO, el Congreso de Tamaulipas, es el tercero a nivel nacional, solo por debajo de Oaxaca y Tlaxcala al gastar un 27 por ciento más de lo presupuestado, registrando un exceso o gasto de 42 millones 814 mil 575 pesos de los cuales, según el IMCO, 74 por ciento de ellos fueron destinados a “servicios personales”, el 18 por ciento a servicios generales, el 6 por ciento a materiales y un 2 por ciento, a otros gastos, y hay que aclararlo, eso de “servicios personales” esperemos que no hayan parado en los bolsillos o cuentas personales de sus beneficiarios, hay que decirlo.

El Congreso de Tamaulipas, ejerció un presupuesto de 156 millones 681 mil 22 pesos y digo ejerció porque aun cuando es un presupuesto para todo el año, ya se acabaron hasta la “morralla”, ya se supo que les cortaron la luz por falta de pago, no por fallas en un cable como, dijo Glafiro, ah pero eso sí, cada diputado le cuesta a los tamaulipecos 4 milloncitos 352 mil 237, pesos al año.

A lo anterior habría que agregarle los bonos y “atenciones” que se giran a cada diputado por mes y en las aprobaciones “urgentes o etiquetadas”, para lograr la unanimidad legislativa y en donde varios de ellos como Rogelio Arellano o  Humberto Rangel Vallejo, huérfano de PVEM, podrían darnos más detalles, son especialistas en el tema, ya le daremos detalles.

El legislativo de Tamaulipas, es campeón también en la opacidad pues se ubica en el número 25 de 32 Congresos con un promedio de 2.77 por diputado,  igual a nada, en el porcentaje para cumplir su declaración 3 de 3, y que los reprueba en su obligación, compromiso y promesa de cumplir con la transparencia y rendición de cuentas, porque hay que decirlo, solo un 2.7 por ciento y hablamos de las bancadas de Morena y el PRI en su mayoría, presentaron esta declaración.

Si eso fuera poco Tamaulipas y su LXIII Legislatura, ocupa el tercer lugar en ser la más improductiva del país, y es que el Congreso local apenas obtuvo un promedio de 0.47 de iniciativas presentadas por diputado, lo que ubica a la entidad y su legislativo, en el nada honroso 30 lugar, de 32 entidades federativas, de acuerdo a la Organización Congreso Calificado.

 Glafiro Salinas Mendiola, concluye una legislatura desde su inicio  muy cuestionada, improductiva,  opaca, omisa y ahora en quiebra, sin duda, histórica como ellos dicen, y pasa a la historia: Por la serie de demandas laborales que tiene en contra; por el quebranto en sus finanzas y los atracos al erario sin que pase nada, como el robo de un vehículo tipo Tsuru, donde no hubo responsables, menos de la pantalla de grandes dimensiones que tuvo que regresar Carlos Reyes, cuando se denunció la irregularidad, amén de los convenios publicitarios preferenciales de hasta 50 mil pesos al mes, que nada tendrían de malo si no se tratara de una ex vocera de ahí mismo, del legislativo y su medio de comunicación, ah pero eso sí, con una placa para perpetuar sus nombres. Solo falta su bono de salida y que declaren el beneficio de la pensión vitalicia, claro, hay sus tres  excepciones de diputados, diremos.  

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com