CORRESPONDENCIA: Cartera ancha, pero piel fina…

0
Visto 1 veces

Por José Luis Castillo

El trabajo y las acciones del gobierno estatal están destinadas a servir a la sociedad y dar respuesta a cada una de las demandas de los ciudadanos, sin intermediarios las autoridades han establecido los métodos adecuados para hacer llegar recursos, bienes materiales y beneficios de los distintos programas que manejan las administraciones, entre las que se incluye el Gobierno Federal y Municipal.

Las organizaciones, los líderes y algunos que se decían luchadores sociales que entraban en defensa del pueblo han quedado atrás, ahora no tan fácil el gobierno cae en sus chantajes y menos permite la extorción que ponían en práctica muchos de ellos.

Hay quienes, durante mucho tiempo han vivido del poder, del presupuesto, del chapulineo y de las componendas o “acuerdos” como le llaman en política, y sin precisamente ellos los que tienen una gran capacidad para construir acuerdos los que tienen esa inteligencia para tener una cartera ancha, pero una piel muy delgada, muy fina pues.

Vamos al grano, Alejandro Ceniceros Martínez, uno de los dueños del membrete electoral llamado PT, refiere que ya no cobra como Coordinador del PT en Tamaulipas, porque ya no tiene registro, que tampoco anda en busca de chamba y menos vive del presupuesto oficial, ni de partido, que ahora solo se dedica a sus negocios.

Es cierto, le damos la razón a Ceniceros, en su reclamo y/o aclaración, ya no cobra como coordinador del PT, tampoco vive del presupuesto estatal, y agregamos simplemente pasaron su mejores tiempos, pero lo que señalábamos en la colaboración anterior es que a falta de presupuesto o prerrogativas que disfrutar o gastar él y Arsenio Ortega, andan en busca de cualquier manifestación, protesta o defensoría que les garantice un ingreso extra, digo de algo tienen que vivir.

Y le digo que a falta de prerrogativas porque ya no las tiene y a falta de presupuesto también, porque para nadie es desconocido que el viejo lobo de mar, bien que aprovechó su paso por el Congreso del Estado en donde por votar a favor una iniciativa o dictamen de interés, se embolsaba la nada despreciable cantidad de 50 mil pesillos.

A eso agregaríamos la falta de recursos que ahora padece, porque ya no tiene los 120 mil pesillos que como bono de productividad se llevaba cada diciembre en el poder legislativo por sus productivas acciones legislativas, mire, dígame si no va extrañar el sueldo de poco más de 80 mil pesos al mes, además del recurso de gestoría que se le entregaba como legislador.

Atendemos la petición de uno de los dueños del PT, de hacer esas precisiones, y vaya que no damos detalles del más del millón de pesos que se pagó en cirugías y atenciones médicas en el Hospital de la Beneficencia Española desde enero del 2012, hasta su salida de ese nosocomio a consecuencia del accidente carretero que sufrió al regresar de un reunión proselitista que encabezaba quien ahora es presidente de la república, como uno más, no como legislador, hay que aclararlo.

Quien en ese momento estaba al frente del Congreso del Estado y quien mandaba en Tamaulipas simplemente se pasaron de buenos, porque a petición del “honorable” legislador, ni al suplente llamaron para cubrir la vacante del Alejandro Ceniceros, para que éste personaje pudiera cobrar su nada despreciable quincena a pesar de las 40 faltas que registro y que representaban una 4ª parte del total de las sesiones que se llevaran a cabo en esa legislatura.

Reitero y aclaro, a falta de presupuesto o prerrogativas estos dos tipos de cuidado simplemente tienen que buscarle, amén de los cargos y puestos que uno a otro se rolan para poder costear su estancia en Tamaulipas, que no es mucho en comparación con lo que estaban acostumbrados, ya le daré detalles, de sus sueldos, negocios y bienes que adquirieron al amparo del poder.

2.-Aplaudimos la actitud de Adolfo Sierra Medina, líder de la Sección 51, del Sindicato de Salud al encabezar una protesta silenciosa que consiste en colocarse un listón rojo para exigir el cumplimiento a algunos de sus derechos.

Y mire que aplaudimos, porque es precisamente Sierra Medina, quien estaba acostumbrado a tomar instalaciones, cerrar los centros de salud, jurisdicciones sanitarias de la Secretaria de Salud, en los tiempos idos afectando con ello la atención médica a los pacientes, sólo porque la autoridad no le cumplía sus caprichos.

Ya se dio cuenta que en el Gobierno de Francisco García Cabeza de Vaca, no se andan con juegos y quien quebranta la Ley sufre las consecuencias, imagínese si la autoridad protestara por las trampas que hacen algunos médicos de enfermarse e incapacitarse cuando quieren, de comisionarse al sindicato para no hacer nada, de hacer un uso arbitrario de sus pases por hora o salida, días de cambio y hasta las vacaciones por alto y mediano riesgo, todo con la complacencia del sindicato, imagínese la cantidad de recursos que se pierden ahí, por culpa del famoso Sierra.

Mi correo joseluis_castillogtz@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here