Control Z; ciberbullying y abuso de la tecnología

Visto 60 veces

Más de 20 millones de los internautas en México tienen menos de 18 años y pueden ser víctimas de ciberbullying. Tal problemática es el punto de partida de la serie mexicana Control Z, que hoy estrena su segunda temporada.

La cifra proviene directamente del portal del Gobierno de México, que define el término como “describir cuando un niño o adolescente es molestado, amenazado, acosado, humillado, avergonzado o abusado por otro niño o adolescente, a través de internet o cualquier medio de comunicación como teléfonos móviles o tablets”.

La segunda temporada de Control Z, protagonizada por Ana Valeria Becerril, Michael Ronda, Yankel Stevan, Macarena García, Fiona Palomo, Andrés Baida, Rodrigo Cachero y Rocío Verdejo, entre otros, tiene como premisa un nuevo semestre en el Colegio Nacional, en el que tras la muerte de Luis, un desconocido se apodera de sus redes sociales y amenaza a quienes lo acosaron con vengarse.

En esta segunda temporada la calidad del producto es mucho mejor. Nuestros personajes se vuelven más complejos y vemos al interior de cada uno. Si la primera temporada fue intensa, ésta lo es diez veces más. El gran villano vuelve a ser la tecnología.

Es algo por lo que los jóvenes están pasando ahora y afecta no sólo a una generación. Es importante hablar de este tipo de violencias como el ciberbullying, así como las consecuencias que trae”, expresó Ana Valeria Becerril.

La actriz, ganadora en 2018 del Premio Ariel como Mejor Revelación Femenina por la película Las hijas de Abril, señaló que todos los personajes tendrán que lidiar con las consecuencias de los secretos que fueron revelados en la primera entrega.

Nunca he sufrido de ciberbullying, pero sí he visto a personas que lo han padecido y las consecuencias que trae. Afecta la salud y paz mental, por eso es importante manejar las redes desde un lugar sano y responsable”, afirmó.

 

Michael Ronda afirmó que entre las diferencias fundamentales de Control Z, disponible en Netflix, con otras series juveniles como Élite o El internado: Las cumbres, es que está hecha en México y aborda temas universales.

En Control Z sí hay escenas de sexo y otras fuertes, pero no son agresivas, sino simplemente reales. Es una serie de entretenimiento, pero sí tiene un mensaje, no glorifica el bullying, es  una lección de qué es lo que pasa o qué pasaría si lo haces, ¿qué pasa después? Ése es el aprendizaje”, acotó Ronda.

Yankel Stevan enfatizó que en esta segunda temporada las consecuencias de lo hecho por cada personaje cobran protagonismo.

En la primera temporada había ciberbullying, bullying, acoso, había todo tipo de cosas en ese colegio, así que esta segunda aborda las consecuencias y toca temas bastante controversiales como el tema del aborto de una manera muy abierta”, dijo Stevan.

 

 

Por su parte, Macarena García habló de la pauta que marcan las apariencias en los jóvenes, sobre todo en el manejo de las redes sociales, donde exponen, muchas veces, sólo lo estético y no su verdadera personalidad. Esto le sucede justo a su personaje, pues tras un rostro bello y una figura impecable, para conseguir más seguidores, hay una joven involucrada con la venta de drogas.

Es muy importante hablar de ello. Hay que ser muy selectivos con el contenido que consumimos, con lo que vemos y escuchamos, con la gente que seguimos, sin llegar a la presión gigantesca de tener el cuerpo o el cutis que tiene tal influencer.

Hay que decidirse por contenido real, que nos haga sentir como un humano más. Quizá pueda ser aspiracional, pero un sentido sano, sin presiones que nos puedan hacer sentir mal. Es importante ver las consecuencias de una joven, quien complica su vida por intentar aparentar algo que no tiene”, concluyó la hija de la también actriz Amairani Romero.