Aumenta la presión contra el gasolinazo

Visto 395 veces

Hay condiciones para evitar alza, dicen expertos; gobernadores plantean a Peña frenar aumento.

El gobierno federal tiene margen de maniobra y condiciones de mercado para mantener el precio de las gasolinas en el próximo anuncio semanal del 3 de febrero, coincidieron analistas consultados.

De acuerdo con los expertos, si la Secretaría de Hacienda toma la determinación de no aumentar las cotizaciones de los combustibles no va a tener un gran impacto sobra las finanzas públicas.

Hacienda debe anunciar el próximo viernes 3 de febrero los nuevos precios máximos de los combustibles, aplicables a partir del 4 de febrero y hasta el 11 de este mismo mes.

Los analistas consideraron que la dependencia puede sacrificar el IEPS y absorber el costo fiscal de manera temporal ahora que el peso se ha apreciado frente al dólar y que los precios del crudo no se han incrementado.

El 31 de diciembre de 2016 el dólar cerró con una cotización de 21 pesos; ayer se vendió en 21.15 pesos, mientras que el crudo estadounidense, el West Texas Intermediate, paso de 53.72 dólares por barril el 30 de diciembre del año pasado a 52.81 ayer.

El economista en jefe de Scotiabank México. Mario Correa, dijo que si las autoridades perciben que los precios de petróleo han bajado ligeramente y que el tipo de cambio puede regresar a niveles más bajos la presión sobre las finanzas públicas es menos y no hay necesidad inmediata de mover las cotizaciones de las gasolinas.

El titular de la Unidad de Política de Ingresos de la Secretaría de Hacienda, Rodrigo Barros, dijo que están acopiando la información sobre las variables que inciden en el precio doméstico de las gasolinas, por lo que no habrá una determinación sobre la cotización del combustible por parte de la dependencia antes del 3 de febrero.

Gobernadores pidieron ayer al presidente Enrique Peña no aumentar los precios de las gasolinas, a lo que el Ejecutivo respondió que analizaría el tema para darles en las próximas horas una respuesta, dijo el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval.