Tamaulipecos prefieren refrescos que consumir naranjas

0
Visto 143 veces

Por Antonio de la Cruz

En Tamaulipas urge incrementar la cultura del consumo de la naranja entre la población, debido a que la gente prefiere comprar refrescos o jugos embotellados que están llenos de azucares que provocan enfermedades y obesidad, que consumir jugo natural que contiene una gran cantidad de vitaminas, señaló Javier Ibarra Echartea.

El Presidente de la Unión de Citricultores Emiliano Zapata, señaló que esto provoca que el 90 por ciento de las más de 600 mil toneladas de cítricos que se cosechan en el estado, se tengan que comercializar en el interior del país o al extranjero por la falta de demanda en esta entidad.

“Estamos hablando de que los tamaulipecos apenas consumen un 10 por ciento de los cítricos que se producen en el estado, debido a que prefieren comprar jugos enlatados o refrescos, que tomar jugo de naranja”.

Agregó que esto hace necesario que las propias autoridades implementen algún programa de promoción, para invitar a la población a consumir jugo de naranja en sus comidas.

Indicó que esta fruta es muy económica y se puede conseguir desde centros comerciales, en los mercados y en diversas calles y avenidas de la ciudad.

“Con un pequeño saco de naranjas de 30 pesos, pueden producir entre 6 a 8 litros de jugo de naranja, cuando un refresco de 2,5 litros tiene este mismo precio y los 2 litros de jugo embotellado supera este precio”.

Ibarra Echartea afirmó que esto demuestra la falta de cultura por consumir este cítrico a pesar de que es una fruta con muchas propiedades curativas, generadora de vitamina “C” entre otras virtudes.

“Es una lastima que los tamaulipecos no consumamos todo ese potencial citrícola que gente de otras entidades desearía, pues sólo el 10 por ciento de la producción se deja para cubrir la demanda interna”.

El dirigente de los citricultores campesinos considero que parte de la cultura del consumo de este cítrico se debe a la falta de difusión de las propiedades curativas que tiene la fruta, aunque también ha faltado que las autoridades de salud difundan lo benéfico que puede ser para una persona el consumo de naranja o su jugo.

La situación afecta a los productores, porque de haber un mayor consumo de la fruta, el precio mejoraría sustancialmente respecto a lo que se les paga actualmente y en el que los “coyotes” son los que fijan el costo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here