RESEÑA POLÍTICA: El diputado tibio y un PRI moribundo

0
Visto 45 veces

Por: Juan R. de la Sota

El líder nacional priista Enrique Ochoa Reza, si proyecta entregar buenos resultados electorales en Tamaulipas, a su jefe, Enrique Peña Nieto, deberá aplicar decisiones enérgicas, oportunas, combatir el amiguismo y compadrazgo.

A los dinosaurios que pretenden mantenerse en posesión del poder público y rechazar candidatos por recomendación, pues las preferencias electorales en esta entidad, al tricolor no le favorecen.

Si Ochoa Reza, es priista de corazón, si por su sangre corren las siglas de su partido y además no tiene acuerdos, consensos y arreglos con los institutos políticos adversarios, debe actuar con determinación para poner orden en el Comité Directivo del PRI de Tamaulipas.

Al voltear los ojos a Tamaulipas, encontrará un PRI aporreado, hundido, aplastado, enfermo, moribundo y con gran riesgo de desaparecer, por la ineptitud, ineficacia e ignorancia política de sus actuales líderes estatales y de otros poderosos priistas que mantienen las manos metidas en el instituto político, para satisfacer intereses políticos personales.

Al líder de los priistas en el país, le están mintiendo, en estos momentos el PRI de Tamaulipas, está en el suelo y no cuenta con los elementos humanos, ni las herramientas financieras para levantarlo, por lo que si dirigente nacional, no se mueve, para darle una fuerte sacudida, desinfectarlo y sanearlo a fin de acabar con todos los bichos y los acuerdos que a sus espaldas se realizan, las únicas cuentas que le entregarán, será una contundente e indiscutible derrota electoral.

Reitero, si no le quitan el PRI, al líder Sergio Guajardo Maldonado y a la ex diputada Aida Zulema Flores Peña, quienes, por cierto se han chupado el presupuesto del partido, en beneficio personal, llevarán al PRI a la tumba política y no habrá sabio político que pueda revivirlo.

Además, debe recomendar, la inmediata destitución del coordinador del Grupo Parlamentario del PRI en el Congreso del Estado, diputado Alejandro Etienne Llano, el cual, ha tenido una actuación entreguista, tibia, inútil, ineficiente, personalista y de defensor de intereses de políticos a quien les debe la diputación.

Es tanta la ignorancia del ex alcalde de Victoria y que aprueba acciones que afectan a su propio partido, como la del recorte de presupuesto por concepto de prerrogativas a los partidos políticos. Ésta, aunque lo niegue, sí fue una torpeza de su parte o un acuerdo muy substancioso.

Ohoa Reza, debe saber que en el Congreso de Tamaulipas, su grupo parlamentario, representado por Alejandro Etienne, no defiende a su partido y que éste obedece a otros intereses, por ello el PRI ha perdido militantes y simpatizantes y porque se ha olvidado de encabezar las causas populares.

También tiene que enterarse que en el PRI de Tamaulipas impera el desorden, el incorrecto uso presupuestal del financiamiento público y del dinero que les otorga por parte la dirigencia nacional, mismo que finalmente es utilizado por Checo y Aida, para satisfacer compromisos y necesidades personales.

Antes que venga José Antonio Meade, candidato presidencial del PRI, a Tamaulipas, el líder Ochoa Reza, debe acudir a resolver todo ese desorden, porque, si no lo hace, no se le vaticinan buenos resultados a su contendiente en esta entidad al buscar el respaldo del priismo estatal, para llegar a la silla presidencial.

Además, la selección de candidatos tamaulipecos tendrá que realizarla, no con la opinión de Checo y Aida o de ex gobernadores, sino con el aval de todos los priistas, pues, sólo así aseguraría el voto y por consecuencia el triunfo electoral.

Sin embargo, si Ochoa Reza, tiene en mente acabar con lo poco que queda del PRI, pues, sólo es cuestión  que mantenga a Sergio Guajardo y Aida Zulema, al frente de la dirigencia partidista, ya que junta más gente una pelea de perros que un evento convocado por ellos, dado que la mayoría del priismo estatal los detesta, aborrece y les saca la vuelta, por desleales, ineficientes e inútiles y porque temen les vayan a robar la cartera.

Cambiando de tema, es puro show o espectáculo la intervención del diputado Alejandro Etiene Llano, en tribuna, durante el inicio del periodo de sesiones en el Congreso Local,  al evidenciar una supuesta rebelión, por el trato preferencial que el grupo mayoritario en ese Poder ha dado a sus iniciativas.

No tiene nada que acusar, él  ha aprobado varias iniciativas promovidas por diputados de otras fracciones parlamentarias y no ha dado explicación alguna, del motivo de dar su voto a favor y si no autorizan las suyas, es porque no las ha sabido defender.

Mejor debe reconocer que, también por su culpa perdieron la mayoría en el Congreso del Estado y tendrá que aprender a trabajar, sin poder o sea sin ser mayoría legislativa, además tiene que aplicarse y aguantar las maniobras que durante muchos años aplicó su partido, el PRI, cuando mandaba en el Congreso.

Debe dejarse de actos infantiles y ponerse a trabajar por la gente, porque en ningún momento se ha visto en las colonias captando y resolviendo las necesidades de los colonos, trabajadores del campo, empresarios, albañiles, profesionistas y otros ciudadanos que necesitan de su apoyo.

En otro asunto, reitero que varios alcaldes, no irán por la reelección, pues algunos han determinado buscar la candidatura a la diputación federal, una delegación federal o simplemente esperar para mejores tiempos.

Ven tiempos no aptos para seguir sirviendo a la sociedad desde las alcaldías, por lo que ya muchos militantes de los partidos se han alborotado para buscar el respaldo que los lleve a ganar la candidatura y luego ese puesto de elección popular.

En el PRI ni en el PAN, existe el anuncio de cuáles de sus alcaldes pretenden reelegirse.

Por ejemplo, el líder estatal del PAN, Francisco Elizondo Salazar, reiteró que de los 24 alcaldes panistas, sólo entre ocho y nueve serán autorizados por su partido para jugar por la reelección.

Por su parte, el líder del PRI, Sergio Guajardo Maldonado, ni tan siquiera a tocado ese tema, pues anda bastante ocupado tirándole manotazos al poco dinero que le queda de las prerrogativas que le corresponden al tricolor y que provienen de los impuestos del pueblo.

El dato: Las elecciones las ganarán los políticos que muestren que al puesto de elección popular irán a servir, no a servirse, como muchos lo han hecho, al llevarse el dinero del pueblo. Protéjase del intenso frío, para cerrarle el paso a las enfermedades.

Correo:jrdelasota@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here